Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

LAS POSICIONES POLÍTICAS DE UN VATICANO GLOBALIZADO EN UN MUNDO CAMBIANTE

Written by
Rate this item
(6 votes)

Nuevamente aparece nuestro colaborador y amigo italo-estadounidense Massimo en ATRIO, aportando análisis a una situación que nos parece muy relevante. La difícil identificación de la postura del papa y la Santa Sede respecto a la guerra de Ucrania. Hay divergencia de posiciones y extrañas resistencias a condenas netas y explícitas. ¿Por qué? Creo que lo explica bien Faggioli en este artículo. AD.

 

El orden político tiene un impacto en la Iglesia Católica y viceversa.

Por ejemplo, dos desarrollos teológicos importantes en la época del Concilio Vaticano II (1962-1965) y en torno a ella –la colegialidad episcopal y la teología de los laicos– fueron consecuencia de una reconciliación entre el catolicismo y la modernidad política, en particular una reconciliación con la democracia burguesa.

Esta reconciliación está ahora en peligro de terminar, o al menos de interrumpirse, en nuestra era actual de polarización política y eclesial, y de globalización. La globalización es un fenómeno capitalista, no burgués. Hablar de la crisis de la democracia se ha vuelto un tema de cada día.

El ocaso de un orden político también tiene un impacto en la Iglesia: en su cultura, en sus instituciones y en su capacidad para organizarse y participar activamente en los asuntos mundiales.

Crepúsculo de un orden político y el actual sistema eclesiástico

La guerra en Ucrania está acelerando el ocaso de ese orden, que nació en 1945. El Vaticano tiene que afrontar este hacho porque tiene consecuencias que no son menos importantes que otras reformas hechas por la Iglesia, incluida la reciente reforma de la Curia que está llevando a cabo el Papa Francisco.

Al ocaso de un orden político corresponde también el ocaso de un sistema eclesial y eclesiástico, algo que es mucho más profundo que el mero clericalismo. Como efecto secundario de la crisis de la democracia, la idea de reforma en el sentido de desinstitucionalización parece más atractiva para el activista católico promedio de hoy.

El gobierno de la Iglesia ha estado en estado de emergencia durante mucho tiempo: incluso antes que el sistema de gobierno, la idea misma de gobernar la Iglesia ha perdido fuerza entre los mismos católicos.

Esto se puede ver por el hecho de que las reformas de la Curia Romana parecen ser cada vez más frecuentes en la historia de la Iglesia. Desde el Vaticano II se han promulgado reformas cada dos o tres décadas (1967, 1988, 2022), en casi todos los pontificados. Estas reformas responden necesariamente a cambios teológicos (Vaticano II), así como a cambios en el orden social, político y económico (globalización).

El mensaje del Vaticano sobre la guerra en Ucrania

Pero esto es más que un simple problema teológico. También es un problema de cómo la teología y la tradición de las instituciones interactúan con un sistema social, burocrático y económico dado: la Curia romana, las Iglesias locales, el cuerpo diplomático de la Santa Sede, los restos de la “corte” romana, el círculo íntimo del Papa, los medios de comunicación y las redes sociales.

Esto lo hemos visto claro recientemente por la multiplicidad de voces y de mensajes que se han emitido desde el Vaticano en estos dos primeros meses de guerra en Ucrania.

Dentro de la Curia Romana hemos visto al Papa y su círculo mediático por un lado; y, aunque mucho más marginales, las voces competentes para tratar las dimensiones diplomáticas y eclesiásticas del conflicto (la Secretaría de Estado, la Congregación para las Iglesias Orientales, el Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos) del otro lado.

Ha habido varias correcciones de rumbo en los mensajes del Vaticano sobre Ucrania debido a la falta de alineación institucional de la comunicación. El ejemplo más destacado fue cuando los ucranianos se opusieron a la propuesta de que dos mujeres, una ucraniana y la otra rusa, llevaran la cruz juntas durante la ceremonia anual del Viernes Santo del Papa en el Coliseo.

Pero los problemas de comunicación nunca son sólo problemas de comunicación. Son parte de un panorama más amplio, es decir, la nueva relación entre la Curia romana, el papado y un orden internacional perturbado.

El factor italiano en el Vaticano

Primer problema: hasta hace poco tiempo el Vaticano podía contar con una mayor presencia y autoridad de italianos en la Curia y en las organizaciones internacionales (especialmente la Unión Europea y las Naciones Unidas).

Pero la posición de Italia en el escenario internacional y la reputación de italianos en la Curia romana se ha rebajado en los últimos años, sin duda debido a la disminución de italianos en ellas. Esto ha tenido el efecto secundario de liberar al Vaticano y a la alta jerarquía eclesiástica de la mayoría injustificada de italianos en una Iglesia que es global.

El Vaticano ha abrazado la diversidad y la inclusión a su manera particular. Pero esto tiene costos en términos de la capacidad del Vaticano para comprender el mundo de manera unificada. Para ser claros: tener un Papa italiano o una Curia romana más italiana no era ni sería garantía de mantener al Vaticano más al día políticamente.

Pero lo contrario también es cierto: una Curia romana más “global” no significa que el Vaticano sea necesariamente más consciente de las posibles consecuencias de sus palabras y acciones, así como de los pecados de omisión, al percibir amenazas contra la integridad del Vaticano.

Una Curia más global significa también una Curia que podría ser menos sensible a la inestabilidad política del Viejo Continente.

En los últimos años, una serie de eventos político-religiosos en Roma han puesto de manifiesto una creciente alianza entre la extrema derecha política en Europa, los círculos ultraconservadores en la Iglesia Católica y en el Vaticano, y la Rusia de Putin. Las señales de alarma se dispararon cuando Steve Bannon y sus amigos intentaron asaltar la Iglesia Católica y crear centros de influencia en la Ciudad Eterna. Menos atención se dedicó al problema de la penetrabilidad del Vaticano por otro tipo de influencias, específicamente rusas.

La rusofilia en Italia

No es muy diferente de lo que sucedió en Alemania y el Reino Unido en términos de permitir que sus sistemas económicos, financieros y políticos se convirtieran en un centro para la proyección del interés ruso en Occidente.

Para la Santa Sede, no es simplemente el hecho de que, en comparación con el pasado, menos italianos están a cargo de puestos clave en el Vaticano. También se trata de qué tipo de italianos hay allí, provenientes de la nueva Italia que se ha reformado fundamentalmente en estos casi 30 años desde el ascenso del empresario multimillonario convertido en político Silvio Berlusconi en 1993-1994.

La guerra de Ucrania ha puesto de manifiesto una rusofilia muy arraigada entre algunas élites culturales y políticas italianas, tanto de izquierda (legado de la simpatía por la Unión Soviética que derrotó a Hitler) como de derecha (versión globalizada de las “guerras culturales americanas” abrazadas por Putin y el patriarca Kirill de Moscú).

Esto es importante porque el Vaticano, el papado y la Curia romana están ubicados en Italia e interactúan con ese entorno. Hasta cierto punto, también reflejan las debilidades del establecimiento político e intelectual italiano para percibir la amenaza proveniente de la Rusia de Putin.

Un nuevo movimiento de “no alineados”

Segundo problema: la internacionalización de la Curia romana es una adquisición importante en términos de semejanza entre lo que es hoy la Iglesia católica globalmente y su gobierno central –administrativo pero también simbólico– en el Vaticano. Hubo un tiempo en que las posiciones ideológicas y geopolíticas de los cardenales eran más claramente identificables. No es así hoy.

Y no se trata solo de las culturas religiosas que representan estas nuevas élites de la Curia (sobre los católicos LGBT, sobre el medio ambiente, sobre el capitalismo, etc.), sino también de alianzas y lealtades internacionales en un mundo que ahora es más conflictivo entre los principales actores (EEUU y UE, Rusia, China, India y Brasil).

Los gobiernos que representan a más de la mitad de la humanidad se han negado a tomar partido en el conflicto Ucrania-Rusia, evitando el posicionamiento binario de nosotros contra ellos que caracterizó la mayor parte de la era posterior a la Segunda Guerra Mundial.

Muchos países de África, Asia y América Latina, donde se encuentra el “Sur global” del catolicismo (incluidos dos países clave para el catolicismo: México y Brasil), han tomado una posición independiente frente a la guerra en Ucrania. Este es un regreso al movimiento “no alineado” de la era de la Guerra Fría que no es completamente diferente de la interpretación actual de la geopolítica de Francisco.

Vivimos en un mundo que es más complicado de lo que era durante la Guerra Fría o los 30 años del período posterior a la Guerra Fría. Las antiguas divisiones geopolíticas no solo han cambiado sino que, gracias a una élite clerical católica más diversa en Roma y conectada a Roma, estas divisiones se han redefinido, especialmente a la luz de problemas sociales globales como los derechos LGBT, la función de la religión en la política y la libertad religiosa.

Francisco ha hecho que el Colegio Cardenalicio sea más global, pero muchos de estas jerarquías de alto rango apenas se conocen. La mayoría de ellos nunca se han encontrado, en persona, como colegio real.

Y eso significa que el próximo cónclave será excepcionalmente impredecible y estará expuesto a nuevos tipos de intereses y divisiones políticas.

 

Massimo Faggioli. Teólogo laico en EE.UU. La Croix International

Atrio

Sígueme en Twitter @MassimoFaggioli

Read 339 times
Login to post comments