Noelia Garella es la primera maestra jardinera argentina con síndrome de Down. Terminó el profesorado de educación especial en 2007 y cinco años después obtuvo su puesto como maestra, y ahora será la subdirectora encargada de los niños. Sus padres fueron los primeros en entender que su hija podía seguir sus sueños y concretarlos, optando por la inclusión y la igualdad de oportunidades.