Así contestó el Papa Francisco en Filipinas a Glyzelle Palomar, de 12 años, que preguntó entre lágrimas al pontífice "¿Por qué Dios permite estas cosas?" refiriéndose al abandono, a la prostitución, y a todo tipo de maltrato a los niños.