pastoral teatinos

El amor que experimentamos en nuestra familia y la amistad, ese tesoro tan preciado, cuando se disfrutan en profundidad, uno siente que la vida es más plena. Se ilumina. Y generalmente, la percepción es que el otro te da mucho más de lo que tú podrías devolver. Es el sello del amor verdadero: la gratuidad.