col quierover

Vivimos en la «cultura del tener», del acaparar y poseer. El dinero permite comprar y poseer toda clase de cosas. Sin dinero no hay cosas y sin cosas nos parece imposible ser felices. Pero, ¿a qué queda reducida nuestra vida si el dinero y la riqueza se convierten en medida de todas las cosas y razón casi única de nuestra existencia?