col quierover

Al que sufre no se le puede ayudar desde lejos. Hay que estar cerca. Ofrecerle lo que necesita en cada momento. Tener paciencia. Permanecer junto a él. Es importante escuchar. Que el enfermo pueda contar y compartir lo que lleva dentro: las esperanzas frustradas, sus quejas y miedos, su angustia ante el futuro.