col quierover

Jesús sabía bien que la escasa limosna de aquella mujer tenía un valor extraordinario. El elogio que Jesús hace de ella se puede hacer extensivo a tantas mujeres de hoy, y de todos los tiempos, que calladamente lo dan todo por los demás. Se merecen la máxima admiración y gratitud.