He seguido pensando sobre el texto de la semana pasada de José Arregi "100 días de papado"... Venía a decir que la renovación de la Iglesia no podrá hacerse si el papa sigue con el poder absoluto porque después de él vendrá otro que hará otra cosa. Es decir, que sin democracia no se hará la renovación, la verdadera, desde el origen. O sea que hay que convertir la Iglesia en una democracia. Se podría hacer llegar ese escrito al papa con una carta muy cordial y respetuosa pidiéndole ese giro en el gobierno de la Iglesia. Se podrían reunir muchas firmas de apoyo. Se escriben muchas cosas expresando este anhelo pero creo que hay que pasar a la acción y moverse. Pues ahí va esta sugerencia. Un abrazo y mucha suerte, Paz.

Gracias Paz por la sugerencia. Ya hicimos una petición similar promovida por Alandar y la apoyamos desde feadulta. De todos modos me lo he estado pensando este fin de semana... Al final creo que es mejor, aunque parezca paradójico, que de momento no haya democracia, y que Francisco pueda cambiar las cosas (Banco, Curia, etc.) con su poder. Ya habrá tiempo para ir a por la democracia. ¿No has oído tú que no nos conviene de momento un nuevo concilio dada la mayoría de jerarcas conservadores? Pues eso mismo digo yo de pedir el voto mayoritario... con lo activos que son los grupos ultras, son capaces de ahogar cualquier movimiento de apertura y renovación... Solo suelen pedir que se vote en una reunión los que se saben mayoría y nuestra tendencia no lo es. Desde luego reconozco que es una postura más pragmática que ética, pero... Un abrazo, Rafael Calvo