Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

ESCUCHAR

Written by
Rate this item
(24 votes)

Así como hay un arte de bien hablar, existe un arte de bien escuchar (Epicteto)

15 de julio 2018. Domingo XV del TO

Mc 6, 7-13

Si en un lugar no os reciben ni os escuchan, salid de allí y sacudíos el polvo de los pies como protesta contra ellos.

Jesús trató de ofrecer a sus discípulos un camino adecuado para alcanzar la felicidad personal. Nos lo reafirma esta frase de Juan Donoso Cortés (1809-1853), ensayista, filósofo y parlamentario: “Solamente si hacemos lo correcto se puede alcanzar una vida plena y feliz”. El hijo de José y María logró esa vida feliz y plena, pues cumplía muy bien el consejo que unos años más tarde daría también a sus seguidores Epicteto de Frigia (50-135): Así como hay un arte de bien hablar, existe un arte de bien escuchar”. El Papa Gregorio I Magno (540-604) escribió en ‘Moralia in Job 20’ que “Scriptura sacra (…) aliquo modo cum legentibus crescit”. Es decir, que La Escritura santa, en cierta manera, crece con los que la leen; lo que casa muy bien con el pensamiento de ambos filósofos citados. Todo lo cual nos permite concluir que, correctamente practicado, dicha lectura de las Escrituras, junto con el bien hablar y escuchar, nos ayudan a conseguir la meta de un desarrollo plenamente humano y una vida plena. Magia de la lectura, de textos y personas que hacen crecer al lector, a los interlocutores y cuantos nos escuchan y escuchamos.

Pero es importante escuchar no solo a los demás y los libros, sino también escucharse a sí mismo y a todas las criaturas: al león que muge y nos asusta, al jilguero que halaga nuestros oídos, al cedro que agradece los abrazos, al viento que acaricia nuestros rostros en el calor veraniego, y a las hierbecillas del campo que humildemente murmuran sus quejas con voz queda cuando la pisamos. Seamos sentidos, como todos ellos, a los sentimientos que en todos por igual laten y crecen con la vida. En el requerimiento de Pilatos y ante su ausencia de escucha -no le importa nada lo que diga-, Jesús molesto le contesta: “Yo he hablado públicamente al mundo; siempre enseñé en sinagogas o en el templo, donde se reúnen todos los judíos, y no he hecho nada en secreto. ¿Por qué me interrogas? Interroga a los que me han oído hablar, ellos saben lo que dije” (Jn 18, 20-21).

En Cántico Espiritual Juan de la Cruz suplica a las criaturas del reino vegetal que le digan si han visto al Amado: “¡O bosques y espesuras, / plantadas por la mano del Amado!, / ¡o prado de verduras, / de flores esmaltado!, / dezid si por vosotros ha pasado”.

Y las criaturas -lección magistral para nosotros- le responden con voces de gratitud: “Mil gracias derramando / pasó por esos sotos con presura, / y yéndolos mirando, / con sola su figura / prendados los dejó de su hermosura”.

Dijo Plutarco: “Para saber hablar es preciso saber escuchar”. Y es evidente lo que el proverbio oriental dice: “Nadie pone más en evidencia su torpeza y mala crianza, que el que empieza a hablar antes de que su interlocutor haya concluido”. Porque la escucha es una habilidad que exige transparencia, apertura, ganas de comprender y sumo respeto a los demás. La escucha activa es una forma de comunicación que se focaliza en la persona o personas que nos están hablando. Aclaraba Martin Luther King: “Tu verdad aumentará en la medida que sepas escuchar la verdad de los otros”.

En su obra Libro de las horas, Rainer María Rilke, uno de los poetas más importantes en alemán y de literatura universal, escribe estos versos:

“La casa del pobre es como un sagrario / En su interior lo eterno se cambia en alimento, / y al anochecer regresa suave / hacia sí, en un anchuroso círculo, / y se acoge en sí, lento, pleno de resonancias”. En ellos nos invita a regresar hacia nosotros mismos, y escuchar en plenitud las voces serenas que llevamos dentro: dimensión humana y mística del sonoro silencio.

“Si en un lugar no os reciben ni os escuchan, salid de allí y sacudíos el polvo de los pies como protesta contra ellos”, dicen los Evangelios en Mc 6, 11, donde Jesús deja claro que poco o nada cabe esperar de quienes no saben o no quieren escuchar. Con sus mentes cerradas, reflejo fiel de su voluntaria sordera, andan por la vida como trágicos zombies convertidos en estatuas de sal, como Sara, la mujer de Lot, por mirar siempre hacia atrás.

En nuestro Poema de hoy, inspirado en la novela Amarse con los ojos abiertos, de Jorge Bucay y Silvia Salinas, resaltamos las excelencias del bien hablar y escuchar, ya que, sin estos dos verbos, tan repetidos en la lengua española, resulta imposible la buena comunicación. En cuyo caso “el diálogo real muere de infarto, esculpido en monólogo de piedra.

 

TANGO DE AMOR

En el tango, como en la vida,
si no escucho, presupongo
lo que me van a decir
y no contestaré
a lo que el otro me dijo.

Responderé, si acaso, a mis suposiciones,
pero jamás al otro.

Así el diálogo real muere de infarto,
esculpido en monólogo de piedra.

Pero esto no es bailar el tango, que es de dos,
una danza en la que cada cual inventa
e improvisa,
de acuerdo al movimiento que el otro le sugiere.

Bailar y conversar, dos situaciones
donde los cuerpos de los protagonistas
tienen que armar
un circuito de tensiones encontradas.
Con un brazo se rodean la cintura,
mientras que con el otro se mantienen
suficientemente alejados,
al compás del calor y del deseo.

En este baile el equilibrio
no está en cada uno, sino en el centro de los dos.
No entenderse conduce a la desestabilización.

………………….

-“No está bien que el hombre esté solo”,
dijo Yahveh besando el barro.

Adán y Eva se escucharon,
y el tango terminó en entendimiento.

(EN HIERRO Y EN PALABRAS. Ediciones Feadulta)

 

Vicente Martínez

Read 2138 times
Login to post comments