Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

UN PROFETA

Written by
Rate this item
(15 votes)

“Los textos deben hablar a cada generación y a cada individuo de forma nueva o dejan de ser escritura y literatura y se convierten solamente en etiquetas” (Amy-Jill Levine)

28 de enero. Domingo IV del TO

Mc 1, 21b-28

Les enseñaba con autoridad

En Jesús se cumple plenamente el anuncio hecho por Dios a Moisés: “Suscitaré un profeta de entre sus hermanos como tú”. Así aparece Jesús en el Evangelio enseñando con autoridad y apoyando sus palabras con las acciones salvadoras de los hombres, en este caso concreto con la expulsión de un demonio inmundo. Extendamos esa Palabra, junto con nuestras buenas obras de amor salvador, a todo el mundo.

En el s IV a C, “profeta era aquel capaz de ver lo que los demás no ven. El que daba voz a lo invisible para que éste se manifestase en nuestro mundo. Era el portavoz de lo divino”, escribe Javier Sierra en El fuego invisibleUnos personajes bíblicos que sabían vivir en su tiempo, y responder a las demandas de sus coetáneos.

Flavio Josefo, fue un historiador judío fariseo, descendiente de familia de sacerdotes. En su obra Antigüedades, nos ofrece un juicio muy favorable del ejercicio de la autoridad de estos defensores acérrimos de la Ley: “A causa de sus doctrinas disfrutan de tanta autoridad ante el pueblo que todo lo perteneciente a la religión, súplicas y sacrificios se lleva a cabo según su interpretación. Los pueblos han dado testimonio de sus muchas virtudes, rindiendo homenaje a sus esfuerzos tanto por la vida que llevan como por sus discursos”. También ellos gobernaban y enseñaban al pueblo con autoridad.

La portuguesa Guilhelmina Suggia (1885-1950) fue la primera mujer en tocar profesionalmente el violonchelo. “Joven de esbelta figura, es un temperamento artístico verdaderamente extraordinario”, decía el periódico Abc de su espectáculo con la Filarmónica de Madrid en 1923. Y el poeta Álvaro Pombo escribió: “Tenía personalidad, era apasionada y llamativa. Cuidaba su aspecto porque para ella actuar era comunicar, algo que debía hacerse con todo el cuerpo”.

Con todo el cuerpo y con toda el alma necesitamos comunicar cuanto creemos. Con ello revelamos, como se decía de Guilhermina, nuestros anhelos de muchas causas culturales y humanitarias. Releyendo una Historia del Arte me encontré con un sorprendente Retrato de Madame Suggia -Tate Gallery de Londres- en óleo sobre lienzo, en el que el autor, Augustus John (1878-1861), identifica y destaca la pose de sus actuaciones: armoniosa, sujetando el chelo y vestida con un pomposo vestido escotado en tonos rojos. Su contemplación, me ha sugerido las siguientes reflexiones.

En sus intervenciones en la vida profesional, proyecta con pasión al público cuanto es, cree, ama y siente. Su imagen trae a mi memoria la imagen de Jesús en su vida pública. El retrato de la portuguesa en el escenario, como el del galileo en mi mente, revela una concentración profunda. Con sus ojos cerrados, su mano derecha pulsando el arco sobre las cuerdas del chelo y, con su mano izquierda, seleccionando la nota adecuada al momento. Aire de profetisa vaticinando un futuro de gozo para sus seguidores.

Para dar continuidad a ese ideal soñado por ella creó en los últimos años de su vida un premio anual para elegir al mejor violonchelista menor de 21 años. Y, a modo de legado dejó dicho: “No quiero cacatúas ni monos imitadores”. Proponía que, en sus actuaciones, cada músico fuera único y con una visión personal del instrumento. Tampoco a Jesús le gustaban las fotocopias.

La teóloga norteamericana Amy-Jill Levine, escribe en Relatos cortos de Jesús“Los textos deben hablar a cada generación y a cada individuo de forma nueva o dejan de ser escritura y literatura y se convierten solamente en etiquetas”.

Visionar las imágenes planas en 3D (tres dimensiones) de la publicación Magic Eye: A New Way of Looking at the World, es una experiencia sorprendente. El ojo entra en una dimensión desconocida. Un viaje exótico: es como frotar la lámpara mágica de Aladino. Observando las imágenes con la vista divergente se ve una fantástica y más completa versión del objeto en cuestión. La clave está en relajarse y dejar que la imagen venga a ti. Otro tanto acaece cuando agudizamos la mente y tratamos de ver e interpretar lo que aparentemente nos parece estar escrito sólo en páginas planas.

“Una gran actitud hace mucho más que encender las luces en nuestros mundos; parece mágicamente conectarnos a todo tipo de oportunidades fortuitas que estuvieron de alguna manera ausentes antes del cambio”, decía Earl Nightingale.

Thich Nhat Hanh, monje budista vietnamita nacido en 1926, nos invita en el siguiente poema a caminar con él por estos senderos, cogidos de su mano.

 

CÓGEME LA MANO

Cógeme la mano, amigo,
Ven, vamos a caminar
simplemente por caminar. 

Deleitándonos con nuestros pasos,
con cada uno de nuestros pasos,
sin pensar en llegar a ningún sitio,
caminemos en paz.
Caminemos felices.
Acariciemos la Tierra con los pies, amigo,
dejemos sobre ella la huella
de nuestro amor y nuestra alegría.

Cuando todos nosotros no sintamos seguros,
la Tierra estará salvada.

 

Vicente Martínez

Read 2423 times
Login to post comments