Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

MONSEÑOR SERGIO CASTRIANI Y LOS MISIONEROS COMBONIANOS, ANTE LA MASACRE DEL PRESIDIO DE MANAOS, ABOGAN POR UNA CULTURA DE PAZ Y MISERICORDIA

Written by
Rate this item
(8 votes)

El primer día de 2017 quedará marcado en la historia de Manaos como una fecha trágica. Los datos oficiales hablan de 55 presos asesinados dentro del Complejo Penitenciario Anisio Jobim (Compaj) de la capital del Estado de Amazonas, algunos de ellos brutalmente.

La versión de las autoridades hablan de enfrentamiento entre bandas rivales del tráfico de droga, pero sin duda hacer esa lectura sería olvidar las causas profundas que están detrás de la cruel realidad dentro de los presidios brasileños, siempre con una población carcelaria muy superior a los límites establecidos y donde los detenidos reciben un trato que no es propio de seres humanos.

La reacción de la Iglesia de Manaos no se ha hecho esperar. Tanto el Arzobispo, Monseñor Sergio Eduardo Castriani, que firma una nota de la Pastoral Carcelaria de la Archidiócesis, como los Combonianos de la Amazonia han publicado sendos escritos en los que pretenden denunciar una situación con causas profundas y consecuencias funestas.

La Pastoral Carcelaria realiza un trabajo de acompañamiento religioso y social en éste y otros centros penitenciarios desde hace cuarenta años y no duda, en calificar lo sucedido como una tragedia humana, ya que para los miembros de esta pastoral “son vidas humanas y eso nos hiere profundamente, pues conocemos a esas personas”. La nota, firmada por el arzobispo, critica al sistema penitenciario que “no recupera al ciudadano, sino que le da oportunidad de entrar en la escuela del crimen”, insistiendo en que la raíz del problema carcelario está en la falta de políticas públicas, a lo que se une la privatización de los presidios, que provoca la busca del lucro.

Así mismo, se repudia “la mentalidad de aquellos que banalizan la vida, pensando que ésta es descartable” y abogan por una cultura de paz en la que la violencia no sea respondida con violencia. Encierra la nota invitando a una eucaristía en memoria de los fallecidos, confiando en la misericordia divina, que será celebrada el próximo sábado, día 7, en la catedral archidiocesana.

En la misma dirección que la Archidiócesis se han pronunciado los misioneros combonianos, señalando, en una nota enviada desde “nuestras periferias”, que “algunos de nosotros trabajan directamente al lado de los encarcelados, de sus familias y de las familias de sus víctimas, intentando conjugar el Evangelio con la defensa de los Derechos Humanos y propuestas de esperanza para personas que la sociedad ya está encaminando para el descarte”.

Los combonianos condenan “la barbarie de las facciones que encomendaron la matanza”, pero al mismo tiempo repudian “la hipocresía del Estado que descarga sus responsabilidades sobre la guerra entre clanes rivales”. Al mismo tiempo recuerdan las denuncias realizadas contra el país por las condiciones dentro del sistema penitenciario.

En un país con la cuarta mayor población carcelaria del planeta, la nota apela “a la sociedad entera y a los cristianos en particular por su misión de ser testigos de la misericordia: no vamos a caer también nosotros en la banalidad de la violencia, en la espiral de la venganza inyectada por el miedo”.

Al fin y al cabo, “nos cabe a nosotros una palabra nueva, valiente, capaz de reconciliar esta sociedad a partir de estructuras más justas e inclusivas”. Sin duda, este es el camino a seguir, pues si queremos realmente ser cristianos no podemos continuar de brazos cruzados y todavía menos dejándonos llevar por una sociedad que, en nombre del bien y de los buenos principios, se alegra ante la muerte de quienes considera criminales, gente que no vale la pena que estén vivos.

 

Luis Miguel Modino

Periodista Digital

Read 1250 times
Login to post comments