Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

1 REYES 19, 9-13 / ROMANOS 9, 1-5

Written by
Rate this item
(7 votes)

Domingo 19 tiempo ordinario


1 REYES 19, 9-13

Al llegar Elías al monte de dios, en Horeb, entró en la cueva, y pasó en ella la noche. Le fue dirigida la palabra de Yahveh, que le dijo:

«¿Qué haces aquí Elías?»

El dijo:

«Ardo en celo por Yahveh, Dios Sebaot, porque los israelitas han abandonado tu alianza, han derribado tus altares y han pasado a espada a tus profetas; quedo yo solo y buscan mi vida para quitármela.»

Le dijo:

«Sal y ponte en el monte ante Yahveh.»

Y he aquí que Yahveh pasaba. Hubo un huracán tan violento que hendía las montañas y quebrantaba las rocas ante Yahveh; pero no estaba Yahveh en el huracán. Después del huracán, un temblor de tierra; pero no estaba Yahveh en el temblor. Después del temblor, fuego, pero no estaba Yahveh en el fuego. Después del fuego, el susurro de una brisa suave. Al oírlo Elías, cubrió su rostro con el manto, salió y se puso a la entrada de la cueva.

Dentro del "ciclo de Elías", del primer Libro de los Reyes, es éste un episodio también muy significativo.

Elías, perseguido por el odio de la reina Jezabel, huye al desierto. Alimentado por el pan que le da el ángel, llega, tras cuarenta días de camino, al Monte de Dios, Horeb, donde tiene lugar la escena que leemos hoy.

Es como volver al pasado, re-entroncarse con las raíces del pueblo. Los elementos de la naturaleza desatados -huracán, terremoto, fuego- son los habituales acompañantes de la presencia de Dios, citados en la gran teofanía del Éxodo (Ex.19,16) y en los salmos (50,3; 97,3 entre otros muchos).

Así, se hacía que la naturaleza representase ante todo el poder y la magnificencia del Señor. Elías sin embargo percibe al Señor en el suave pasar de la brisa, como expresando la paz que surge en el ánimo del profeta, tan violentamente perseguido hasta el momento.

A partir de aquí, el profeta inicia una nueva actividad, ungirá rey de Israel a Jehú y designará a su propio sucesor, Eliseo. Además, nace a continuación el concepto de "el resto de Israel", esos 7.000 que no han doblado las rodillas ante los baales, los que siguen fieles al Señor en medio de la apostasía general.

La idea básica del texto es por tanto una vuelta a los orígenes de Israel, la fidelidad a Dios, a la Alianza. Y un anuncio de que solamente una minoría del pueblo será el verdadero heredero. Entendido así, tiene una fuerte consonancia con el texto evangélico, que presenta a Jesús como el cumplimiento de la Promesa, aceptado por unos pocos y rechazado por la mayoría.

 

ROMANOS 9, 1-5

Digo la verdad en Cristo, no miento ‑mi conciencia me lo atestigua en el Espíritu Santo‑ siento una gran tristeza y un dolor incesante en el corazón. Pues desearía ser yo mismo anatema, separado de Cristo, por mis hermanos, los de mi raza según la carne ‑ los israelitas ‑ de los cuales es la adopción filial, la gloria, las alianzas, la legislación, el culto, las promesas, y los patriarcas; de los cuales también procede Cristo según la carne, el cual está por encima de todas las cosas, Dios bendito por los siglos. Amén.

Excepcionalmente, el texto coincide bien con el mensaje de los otros dos textos. Es un mensaje sencillo: Pablo se lamenta de que el pueblo de la promesa y de la alianza no haya sido fiel a su destino, no haya sido capaz de reconocer al Mesías. Siguiendo la mala costumbre de recortar al máximo los textos, nos quedamos privados del resto, que dice:

"Es decir, que no son los hijos carnales los hijos de Dios..."

Para concluir, citando a Oseas:

"A No-Pueblo lo llamaré Pueblo-Mío; a Desamada, Amada; y donde antes se decía: "no sois mi pueblo", allí se llamarán hijos del Dos vivo.

Y citando a Isaías:

"aunque fueron los israelitas numerosos como la arena del mar, se salvará sólo un resto... Si el Señor de los ejércitos no nos hubiera dejado un resto, seríamos como Sodoma, semejantes a Gomorra."

Y finalmente:

Entonces ¿qué diremos? Que los paganos, que no buscaban la justicia, la alcanzaron, se entiende: la justicia por la fe. En cambio, Israel, que buscaba una ley de justicia, no la alcanzó. ¿Por qué? Porque la buscaban por las obras y no por la fe, y así tropezaron en la piedra de tropiezo, según lo escrito: "Pondré en Sión una piedra de tropiezo, una roca de precipicio; y también "quien se apoye en ella no fracasará".

En este texto aparece pues con claridad que Pablo, cuando se refiere a Fe-Obras está entendiendo por 'fe' la fe en Jesús, mientras entiende por 'obras' el cumplimiento de la ley mosaica.

El texto acompaña pues perfectamente a los otros dos, poniendo énfasis especial en la importancia decisiva de aceptar a Jesús, y mostrando a los seguidores de Jesús como representantes de ese "resto de Israel" que será el heredero de la promesa, el Pueblo de la Nueva Alianza.

 

José Enrique Galarreta, S.J.

Read 13011 times
Login to post comments