Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

MARTA Y MARÍA

Written by
Rate this item
(42 votes)

Cuando yo era joven la interpretación que se hacía del texto de Lucas 10, 38-42 era la contraposición entre contemplación y acción. Dos maneras diferenciadas de trabajar por el Reino. Hoy diría que esa interpretación es una lectura interesada sin fundamento en el texto (P. Godoy). La interpretación que voy a defender va en la línea de la evolución de la fe personal del creyente y su espiritualidad: De una fe infantil a una fe adulta y de un nuevo enfoque de la espiritualidad cristiana. Hacia una espiritualidad de ojos abiertos.

El texto de Lucas que vamos a comentar pertenece a la segunda parte de su Evangelio: La subida a Jerusalén. Según Lucas, Jesús dedica este tiempo a preparar a los discípulos para la misión que les va a encomendar. Y para los discípulos es tiempo de entrenamiento, de aprendizaje, de toma de conciencia de las exigencias que tiene la vocación, el seguimiento y la misión que el Maestro y Señor les va a entregar.

Llevamos ya cinco domingos en los que, estando de camino a Jerusalén donde espera lo que les espera, Jesús va presentando a sus discípulos el “perfil profesional” de los que quieran seguirle. Jesús describe con toda precisión cómo quiere que sean, vivan y actúen los que se embarquen en su proyecto, el Reinado de Dios.

En el relato de Marta y María que hoy leemos en nuestras celebraciones litúrgicas, el texto presenta dos estilos de acogida al que se acerca a nosotros, dos actitudes expresadas en dos acciones; Escuchar (María) y servir (Marta). Aquí se escenifican y contraponen dos modos de relaciones humanas. La catequesis que Lucas da es: Marta, Marta andas inquieta y nerviosa con tantas cosas; solo una es necesaria, María ha escogido la parte mejor…

Estas dos actitudes o enfoques, tradicionalmente, se han identificado con las dos formas de vida dedicadas a la evangelización: vida contemplativa en soledad y silencio, por un lado y apostolado activo, en el mundo, por otro. Estos modos de trabajar por el Reinado de Dios estaban diferenciados y considerados independientes, cada uno con sus pros y contras. Esta interpretación hoy no tiene ni pies ni cabeza. Ha perdido vigencia.

Mi interpretación y comentario al texto de Lucas que hoy leemos parte, para su fundamentación, de la interpretación que da Pope Godoy a este relato. Según él, Marta representa al Antiguo Israel (agobio y tensión con la observancia de tanto precepto que prescribe la Torá, la Ley). Según esto, María representaría al Nuevo Israel, la Nueva Alianza en Jesús de Nazaret. La Ley (cumplimiento) frente a Evangelio de Jesús (escucha).

En este proceso evolutivo, salto de la observancia de la Ley a la escucha y seguimiento del mensaje de Jesús, un elemento que estimo de importancia radical es el cambio en la imagen de Dios que supuso. En qué Dios cree el Antiguo Israel y qué imagen de Dios ofrece Jesús. Del Dios-juez castigador al Dios–Padremadre. Y sus consecuencias: Del temor al amor, de la obediencia y sumisión a la libertad y creatividad.

Este salto evolutivo en la historia de la fe y las creencias desde el Antiguo Israel al nuevo pueblo de Dios, hay que tratar de vivirlo, experimentarlo personalmente en cada creyente y seguidor de Jesús. La vida espiritual del creyente como la vida biológica evoluciona de la dependencia a la independencia, de la sumisión a la autonomía, en suma del niño al adulto.

En el Evangelio Jesús nos presenta varios ejemplos de esta evolución para que nosotros aprendamos de ellos. Al joven rico que le pregunta qué tengo que hacer para conseguir vida eterna. Primer nivel de respuesta; Guarda los mandamientos. Todos los he guardado ¿Qué más me falta? Vende tus bienes y dáselo a los pobres. Luego sígueme. Al maestro de la Ley que leíamos el domingo pasado, a la pregunta ¿qué tengo que hacer para heredar vida definitiva? Respuesta: ¿Qué está escrito en la Ley? Y a su respuesta correcta de lo que dice la Ley Jesús añade la parábola del Samaritano. ¡Qué ejemplo tan claro y contundente: ¡Haz tú lo mismo!

Esta es nuestra historia, es mi historia. Presentados los hechos y pruebas saquemos conclusiones para nuestro aquí y ahora. La espiritualidad cristiana actual (mejor sería no calificarla) exige integración de Martas y Marías y sus acciones prototípicas.Escucha y servir. Escuchar para servir. Contemplación y acción… Esta combinación ya tiene un nombre y proyecto de futuro. Se identifica como “Espiritualidad de ojos abiertos” También la podemos reconocer como Espiritualidad con compasión o misericordia con los que sufren. ¡Qué bien se entiende desde esa actitud las expresiones bíblica “Misericordia quiero y no sacrificios! O “ el que dice amar a Dios y no ama al hermano es un mentiroso” . Al fin podemos identificar “esa sola cosa necesaria, la mejor parte, la que nada ni nadie nos puede arrebatar”.

 

África de la Cruz Tomé

Read 3290 times
Login to post comments