Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

MENSAJEROS DE PAZ

Written by
Rate this item
(17 votes)

El hombre existe aquí y ahora gracias al aliento del Universo. Quien vive envuelto en este aliento no sabe su amplitud ni conoce cuán vasto es, y tampoco sabe comparar la Tierra, el Sol y el Universo. (Haruchika Noguchi)

15 de mayo, domingo de Pentecostés

Jn 20, 19-23

Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo. Recibid el Espíritu Santo.Jesús repitió:Paz con vosotros. Como el Padre me envió, así yo os envío a vosotros

Así quedó el Colegio Apostólico aquel Pentecostés: zurcidos por el viento del Espíritu. Y con ellos, quedó zurcida toda la Cristiandad y el mundo entero. Como alguien dijo de la música de Albéniz también en ellos se operó el milagro de su gracia: “Lo que hace, de alguna manera, es hacer resonar por simpatía toda la música que cada cual lleva dentro. Y yo creo que es un acierto que escapa al análisis del pentagrama, del acorde, del intervalo, de la harmonía”. En su obra El encuentro entre ciencia y religión, Editorial Sal Terrae 2004, el físico y teólogo chino Ian G. Barbour (1923-2013) dejó escrito que,”En la naturaleza podemos encontrarnos con el mismo Dios con quien nos encontramos en Cristo y en la Iglesia”.

El Evangelio se estiró hasta el infinito. Toda la casa se llenó de viento huracanado, de lenguas y de fuego (Hch c 2). Y Pablo en la 1ª a los Corintios 12, 13 lo confirmó escribiendo: “Todos nosotros, judíos o griegos, esclavos o libres, nos hemos bautizado en un solo Espíritu para formar un solo cuerpo, y hemos absorbido un solo Espíritu”. Marcos en 16, 15 lo hace misión universal diciendo: Id por todo el mundo proclamando la Buena Noticia a toda la creación”. Así es cómo el Evangelio nos lleva a una cosmovisión unificada.

Haruchika Noguchi (1911-1976), es el fundador y creador del pensamiento y las técnicas Seitai: “organismo equilibrado”. Tenía 12 años cuando el terremotó de 1923 que destruyó Tokio y descubrió que podía ayudar a sus vecinos, tocándolos con un movimiento espontáneo de las manos. Le llamaron “El niño sanador”. En 1930, a los 19 años, escribió Reflexiones de una vida plena; un texto sorprendente para una persona tan joven.En él nos enseña a utilizar las fuerzas ancestrales que nos permiten curarnos y curar a los demás.

El Evangelio es el aire que respira nuestra existencia. Aire que mantiene y fomenta la comunicación entre todos los seres. Cuando falta, el mundo entero permanece mudo y desfallece por ausencia de vida la creación entera“El hombre existe aquí y ahora gracias al aliento del Universo. Quien vive envuelto en este aliento no sabe su amplitud ni conoce cuán vasto es, y tampoco sabe comparar la Tierra, el Sol y el Universo, viene a expresar Noguchi en este texto.

 

YO SOY

Yo soy el Centro del Universo.
Dentro de mí reside la Vida.
La Vida no tiene principio ni fin.
A través de mí, se expande hasta el infinito y se une a la eternidad.
Como la Vida es absoluta e infinita, yo también soy absoluto e infinito.
Si me muevo, el Universo se mueve.
Si el Universo se mueve, yo me muevo.
Yo y el Universo somos Uno indivisible. Un cuerpo y un alma.
Somos generosos y armoniosos, libres y sin límites.
Existimos más allá de la vida y la muerte.
Y por tanto más allá de la enfermedad y el envejecimiento.
Ahora que he encontrado la vida en mí, estoy en paz con los conceptos espirituales de eternidad e infinito.
Mi actividad diaria: camino, me detengo, me siento, me acuesto... Todo sucede normalmente, nada altera y nada es alterado.
Mi espíritu es tan fuerte que nunca se puede romper.
Hmm, todo va bien”

 

Vicente Martínez

Read 2925 times
Login to post comments