Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

ALLAHU AKBAR

Written by
Rate this item
(23 votes)

Todos estamos sobrecogidos por los sucesos ocurridos el pasado viernes día 13 de Noviembre en París, escogido, puede ser, para ser reconocido como día nefasto, por ser viernes y 13, para que perdure en la memoria de los franceses y por ende de todos los europeos.

Una venganza más, realizada y ahí está lo terrible en nombre de su Dios, al que los autores del atentado, comprometen con sus acciones antihumanas considerando que con ello engrandecen y defienden su fe de creyentes.

No puede haber mayor blasfemia contra el nombre de Alá que matar en su nombre, uno de los cuales es el de “todo misericordioso” como lo reconocen todos los creyentes tanto musulmanes como cristianos o miembros de otras religiones.

Dios es Dios y nadie puede hacerle más grande ni más pequeño por mucho que nos empeñemos los humanos porque Dios está en todo y todos nosotros y es el sustento esencial de esa vida que late en todo lo que acontece.

Un flaco favor le hacen al mundo musulmán  todos aquellos que matan en nombre de Alá, como reconocemos hoy, por lo general, los cristianos en los hechos de todos aquellos que a lo largo de la historia mataron en nombre de nuestro Dios.

Dios es un Dios de vida y llamémosle Dios o Alá o Yahvé o por cualquier otra denominación es el que es, principio y fin de todas las cosas y cuyo nombre no puede ser profanado, ni mencionado siquiera cuando un humano transgrede el mandamiento básico de lesa humanidad del “no matarás”.

Nosotros los españoles conocemos muy bien lo que es el terrorismo pues llevamos conviviendo muchos años con él y también conocemos el cinismo de aquellos que ante el silencio de las personas que podían influenciar para evitar los crímenes acontecidos se atrevían a decir: “Unos sacuden el árbol y otros recogen las nueces”.

Se puede ayudar a evitar estos sucesos y desde el mundo musulmán no se puede ni se debe consentir el silencio que yo siento y que sentimos muchos, de las autoridades religiosas sean Ayatolas, Ulemas o Imanes que no son propensos a condenarlos cuando sí están muy prontos a publicar tremendas “Fatuas” contra aquellos a quienes consideran que han podido realizar algo que ellos creen que va contra sus creencias.

El matar a otra persona es malo, es el contravenir un mandamiento básico que todas las culturas entendemos y debe ser evitado a todo trance, pero el matar en nombre de Dios es una gran blasfemia, algo que va mucho más allá, que entra en el terreno de lo trascendente y no tiene retorno, va contra la esencia de ese Dios que es unión y amor incondicional y ahí, si llegamos a eso y empezamos a matarnos en nombre de Dios, santificando el odio, esta humanidad está condenada y perdida.

 

Víctor Daniel Blanco

Read 2210 times
Login to post comments