Print this page

ASOMBRO Y DESCONCIERTO

Written by
Rate this item
(24 votes)

No.

No estamos acostumbrados,

en estos tiempos que corren,

a un lenguaje tan directo,

tan claro y duro,

tan sorprendente y escandaloso,

tan incorrecto

política, social y culturalmente,

tan poco evangélico según los cánones prescritos...

¡y nos crea desconcierto!

 

No.

No estamos acostumbrados

a oír tu voz apasionada,

herida en lo más íntimo

cuando intentamos desviarte del camino

de tu propia identidad,

ésa que te hace ser Hijo,

y Mesías para tus hermanos...

¡y nos sobresalta

e intentamos dejarla en el olvido!

 

No.

No estamos acostumbrados.

Y aunque intentemos pasar de largo,

su eco resuena dentro y fuera,

como el viento llevándose

nuestras ambiguas construcciones,

palabras y declaraciones...

¡pues la fe que tú pides

es otra muy diferente:

fe sin justificaciones!

 

No.

No estamos acostumbrados

a decir con la cabeza y el corazón,

solamente, sí, no,

a llamar al pan, pan y al vino, vino,

sin ambiguas mezclas

que defienden el "todo vale"

porque no hay que herir voluntades

ni libertades de nadie...

¡y así nos va, aunque nos cueste reconocerlo!

 

No.

No estamos acostumbrados

a escuchar el eco de tu voz,

ésa que dirigiste a Pedro

y escuchó el resto de los discípulos

con asombro y desconcierto:

"¡Apártate de mí, Satanás!;

tú no ves las cosas como las ve Dios"...

¡Y sin embargo, eso fue lo que salvó a Pedro

y os hizo más amigos!

 

No.

No estamos acostumbrados...

¡y así nos va!

Read 3843 times
Login to post comments