Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

JESÚS SIGLO XXI

Written by
Rate this item
(33 votes)

“Hay un orden fundamental en el orden del universo, un orden que el alma puede aprehender en mística unión” (Albert Einstein)

13 de septiembre, domingo XXIV del TO

Mc 8, 27-35

Él les preguntó: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?

Respondió Pedro: Tú eres el Mesías

Jesús tendría –y posiblemente lo esté haciendo- que  hacer la misma pregunta al hombre del siglo XXI. La respuesta que los Pedros de hoy le diéramos, sería la más acertada para estos tiempos. Una respuesta que si no implica obras carecería de vida porque, como señala Santiago en 2, 14-18, la fe sin obras está muerta. Son éstas las que realmente hablan de quiénes somos y en quién creemos.

La tarea más apremiante de un director de orquesta es que tiene que conseguir que los oyentes oigan sonar al director en ella. Las cuerdas, el viento, la madera, la percusión… etc., son los instrumentos –las obras- que hacen sonar al director. Él es la melodía de la partitura, que tiene que escuchar el púbico de nuestros días.

 El Capítulo 21 del tomo 5 de la Enciclopedia de la Música (Ediciones Salvat)lleva por título Villa-Lobos o la música como religión. Y en él se mencionan estas esclarecedoras palabras acerca de su credo estético: “Considero la música un arte que debe venerarse como una religión”. Un brasileiro nacido en Río de Janeiro en 1887 a quien podríamos considerar plenamente identificado en su manera de hacer e interpretar música, con el pueblo. “Para quienes le veían tocar la guitarra, escribe el musicólogo Juan Manuel Puente, era evidenteque existía una rara vinculación entre Villa-Lobos y este instrumento”.

En la Galería Florentina de Arte Moderno, el griego Giorgio De Chirico (188-1978) fundador de la escuela metafísica, le interpretó en Canción Meridionalasumiendo el espíritu de esta comunicación. El simbolismo de su obra nos sumerge en la idea de que esa melodía evangélica compuesta por el artista nazareno, transformará el mundo sólo cuando haya sido asumida por quienes la hayan de interpretar para oyentes de tiempos venideros.

-Después de predicar en la sinagoga de Nazareth, sus indignados compatriotas, le sacan de la ciudad y le llevaron a un barranco del monte con la intención de despeñarlo (Lucas 4, 29. Jesús había hablado de hacer cosas nuevas, de instaurar un orden nuevo que quebraba el establecido. La religión judía estaba asentada sobre la seguridad en sí misma, asentada por los jefes  sobre unos cimientos de cartón piedra –material habitualmente utilizado para hacer escenarios y “atrezzo” de teatro y películas- que le daba una total seguridad en sí misma.

Uno de los mayores cambios esperados para este siglo XXI es el abandono del cartón piedra de nuestra tradicional religiosidad y  constituir la nueva en la seguridad en sí mismo. No en la Entidad, sino en los miembros que la constituyen.

Marcel Duchamps (1887-1968), pintor cubista francés,decía: “Son los espectadores los que hacen los cuadros”. También nosotros podríamos afirmar con él, que somos los actores de este drama los que tenemos que hacer realidad la obra. Afortunadamente, hoy ya, tenemos a muchos altos jefes de la jerarquía comprometidos en la tarea.

En ella debe estar comprometido el hombre con toda su geografía personal: montañas y valles, pródigos mares y estériles desiertos. “En el país de los cinco sentidos encontramos las maravillosa imágenes de un paraíso perdido del cual no hemos sido expulsados todavía”, dijo un soñador. Recursos personales, que sin depender de doctrinas, nos facilitan el descubrimiento de un Dios Siglo XXI en el mapa incunable de nosotros mismos.

En su poema Paz, Amado Nervo nos invita a reflexionar sobre la vida, que hay que recorrerla en armonía consigo mismo y con los demás sin envidias, amarguras y rencores: recordando que el hombre es “artífice de sí mismo, de su destino”.

 

EN PAZ 
Artifex vitae artifex sui

Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, Vida, 
porque nunca me diste ni esperanza fallida, 
ni trabajos injustos, ni pena inmerecida;

Porque veo al final de mi rudo camino 
que yo fui el arquitecto de mi propio destino; 
que si extraje las mieles o la hiel de las cosas, 
fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas: 
cuando planté rosales coseché siempre rosas. 

...Cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno: 
¡mas tú no me dijiste que mayo fuese eterno!

Hallé sin duda largas las noches de mis penas; 
mas no me prometiste tan sólo noches buenas; 
y en cambio tuve algunas santamente serenas...

Amé, fui amado, el sol acarició mi faz. 
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!

Amado Nervo

 

Vicente Martínez

Read 3149 times
Login to post comments