Print this page

¿SE PUEDE CREER, SEÑOR, DESDE EL BIENESTAR?

Written by
Rate this item
(36 votes)

Señor,

¡cuántas veces,

consciente o inconscientemente,

idealizamos y anhelamos

el bienestar, el bien vivir!

Lo importante,

en nuestra escala de valores,

en nuestro proyecto de vida,

en nuestro programa,

en nuestro compromiso,

en nuestro horizonte...

es vivir cada vez mejor:

tener salud, dinero y amor,

trabajo y vivienda,

descanso y vacaciones,

protección y seguridad,

derechos adquiridos,

y una economía saneada

libre de preocupaciones...

pues solo así logramos

el reconocimiento de los demás,

la autoafirmación personal

y, en definitiva, la felicidad.

 

Pero el bienestar

nos lleva, temprano o tarde,

a un modo de vivir superficial,

insensible,

y ciego

para las dimensiones más profundas

del ser humano;

y, entonces, nuestra fe se desvirtúa.

Desde él solo queda sitio

para un dios milagrero

y una religión centrada

en lo individual y privado,

donde la fe y la espiritualidad

se convierten, con frecuencia,

en mero alivio de frustraciones

y de problemas personales.

Y pronto, Señor,

te convertimos en un elemento más

de seguridad personal

al servicio de nuestro ideal de bienestar.

 

Señor,

hoy necesitamos escuchar nuevamente

tus palabras junto al lago de Tiberíades,

creérnoslas

y hacerlas alimento saludable

para no desfallecer en el camino

y tener la vida que nos prometiste.

 

Vosotros me buscáis

porque comisteis hasta saciaros.

Trabajad, no por el alimento que perece,

ni por los manás de moda,

sino por el pan que perdura

y da vida verdadera.

Read 3628 times
Login to post comments