Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

EL HOGAR CONYUGAL, IGLESIA DOMÉSTICA

Written by
Rate this item
(22 votes)

"Amándose se comunican a Dios recíprocamente; abrazándose, su beso es un intercambio de soplo divino" (Alphonse y Rachel Goettmann)

7 de junio, solemnidad del Corpus Christi.

Mc 14, 12-16. 22-26

Él envió a dos discípulos encargándoles: Id a la ciudad y os saldrá al encuentro un hombre llevando un cántaro de agua. Seguidlo.

Thaïs, cortesana de Alejandría y protagonista de la ópera de Julles Massenet, le dice al monje Athanael en la escena 1ª del Acto I: "Yo solo creo en el amor. No hay mayor autoridad. Acepta el amor ¡La única verdad!". Y Thäis representa el patrón de que el amor humano lleva al amor divino. O más bien, que en el humano está el divino: Venus está invisible, pero siempre presente. Cuando el eremita la ordena destruir todo lo impuro, todo lo que represente su vida pasada, ella le pide poder conservar una estatuilla de marfil, de Eros "pues es el dios del amor, y ésa es una virtud escasa", replica.

Antes de ingresar en el eremitorio como novicia, Thaïs ruega al asceta que lleve el amuleto a algún monasterio para que quienes lo vean vuelvan a Dios, "pues el amor nos lleva a celestiales pensamientos". Athanael exclama en los últimos compases de la obra: "El cielo... nada existe... nada hay más cierto que la vida y el amor... ¡Te amo!". La meditación le ha decidido a cambiar de vida y encerrarse en el convento. Un famoso solo de violín –La Oración de Thaïs- acompañado por la orquesta, lo celebra.

En una de sus magistrales charlas para la EFFA (Escuela de Formación de Fe Adulta), nos recordaba José Arregui que "espiritualidad no es nada contrapuesto a corporeidad. Es el alma del cuerpo viviente. Dios solo es amor y el Cristo viene a encarnarlo en nuestra carne y sangre. Él es la relación misma entre dos enamorados". Una relación de claras resonancias sagradas entre amantes: Cantar de los Cantares, Kamasutra, por ejemplo: "Amándose se comunican a Dios recíprocamente; abrazándose, su beso es un intercambio de soplo divino" (Alphonse y Rachel Goettmann en La mystique du couple.

Cuando dos esposos viven un camino espiritual, su erotismo es un elevado lugar de gracias y de expresión mística. Su amor, como apunta el Evangelio (Jn 17, 22-23), viene a ser un destello de la gloria divina, una teofanía. Una manifestación de Dios –hombre y mujer en una misma carne- hechos a su imagen y semejanza, en términos del Génesis. La mística judía dice que el otro, en la pareja, es la Shekhina, la gloria de Dios. En la historia bíblica, las Alianzas entre Dios y los hombres –Noé, Abraham, Moisés, David...etc- son alianzas nupciales, orientadas al personal crecimiento en el amor.

La escultura y la pintura no se han quedado atrás en este maratón sublime. Bernini cinceló el genial grupo escultórico barroco El éxtasis de santa Teresa, donde mística y erotismo se aúnan en la expresión del rostro de la santa (Iglesia de Santa María de la Victoria, en Roma). El pincel del modernista Gustav Klimt dejó otro éxtasis en Dánae (Galería Welz, Salzburgo)  amada por Zeus. Como subraya Pablo D'Ors en su novela Contra la Juventud, en la historia de la humanidad, el mito amoroso y femenino había sustituido al religioso y divino.

También a la Ciencia –antropólogos y genetisas, en particular- habría que pasarles el micrófono en tan vital debate. Steve Jones ya ha pedido la palabra en su reciente libro Ciencia y Creencia, Turner publicaciones S.L., 2015.

La invitación de Jesús a que Zaqueo bajara del sicomoro y que el publicano recaudador de impuestos le hospedara en su casa, dio pie para que los Santos Padres pudieran llamar a El hogar conyugal, "Iglesia doméstica". Un hogar donde los que se aman "co-existen" el uno en el otro, en fusión pero sin confusión.

 

CANTATA PARA UN MILENIO

La música que irrumpe en mis estancias
en pleamar y bajamar eterno.
Es Él, que viene y va, que sube y baja
-"que a veces sí Te siento y no Te siento"-

Cantata que mi árbol coronario
-otoñal ya, y próximo el invierno-
Te entona cada día florecido.
Cada día Te alaba floreciendo.

A Roma me dirijo peregrino,
para que mis pecados de Lujuria
en el Monte de Venus, el Papa me perdone.

Regreso con Tannhäuser sin consuelo.
-"Antes florecerá mi báculo
que tu te puedas ver libre de ellos".

Suena de nuevo la Cantata, "Coro de Peregrinos".
-"En Roma, el báculo del Papa
ha florecido".

Que las guirnaldas canten Primavera,
yo entonaré con ellas un milenio.

Sin duda, más poderoso es Dios
para quien el Amor -Elisabet o Venus-
teñido está del mismo signo.

(EN HIERRO Y EN PALABRAS, Ediciones Feadulta)

 

Vicente Martínez

Read 3209 times
Login to post comments