Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

UN TEMPLO SIN CAMPANAS

Written by
Rate this item
(19 votes)

La política de Dios es hacer y mantener humana la existencia del hombre (Paul Lehmann)

22 de marzo, domingo V de Cuaresma

Jn 12, 20-33

-Había unos griegos que habían subido para los cultos de la fiesta. Se acercaron a Felipe, el de Betsaida de Galilea y le pidieron: Señor, queremos ver a Jesús

-Os aseguro que, si el grano de trigo caído en tierra no muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto

La Sinfonía Fantástica de Berlioz inunda de luz y de sonido la sala del auditorio, cuando los intérpretes traducen la partitura musical del genio en melodía. Es el momento en que el surtidor de agua viva ofrecido por Jesús a la Samaritana, salta hasta la vida eterna.

Las notas impresas son siempre letra muerta. Duermen en las cuerdas del arpa

"¡esperando la mano de nieve
que sabe arrancarlas!"

como cantó Bécquer.

Los ritos y fórmulas sacramentales son epifanía, manifestación simbólica de lo que les trasciende. Un general ruso sin entorchados, escudos y medallas, es un militar nada significativo. El hombre necesita de los signos. Están presentes en cualquier acto social y tienen un sentido. Todas las religiones tienen sus propios protocolos.

La desmedida se da cuando celebrantes y fieles sacrifican la música a la letra. Cuando los rituales se erigen en becerro, como hicieron los israelitas en el desierto, Moisés baja del Sinaí y airado -así le pintó Rembrant- hace las Tablas de la Ley añicos contra el suelo. ¿Para qué sirven los Mandamientos esculpidos en piedra, si es roca muerta?

Se puede ser dueño rico de muchas fincas "Cumbres Borrascosas" y tener corazón de mandamiento escrito en roca viva, con música que suena en tono de evangelio: "Le he encontrado en la calle. No tenía a nadie, así que pensé: Es lo que hubiera hecho un buen cristiano".

Música tenía escrita en roca viva el Papa cuando recibió al transexual Diego. Un creyente al que el cura y sus vecinos –haciendo oídos sordos al Evangelio- se oponían a que entrara en la iglesia. El Papa Francisco le recibe en la suya en audiencia, proclamando que "también él es hijo de la Iglesia" (con mayúscula).

Esto es lo que podríamos denominar estar al servicio de los demás, como parece hizo siempre Jesús. Y como parece estar dispuesto a hacer él. Lo postuló en la misa de inicio de su pontificado, ante más de 200.000 personas que llenaron el 19 de marzo de 2013, día de San José, la Plaza de San Pedro: "Nunca olvidemos que el verdadero poder es servicio y que, también el Papa, para ejercer el poder, debe entrar cada vez más en ese servicio".

El filólogo y paleógrafo alemán Paul Lehmann escribió que "La política de Dios es hacer y mantener humana la existencia del hombre". Un templo con o sin campanas -pero siempre parroquia de lo humano- porque en ella la palabra escuchada es alimento y agua viva que hace crecer a la persona hasta quebrar el techo de los cielos.

Como le sucedió al protagonista de la leyenda El Templo de las Mil Campanas, sumergido en el fondo del mar, cuyos tañidos volvieron a repicar únicamente cuando siguió el consejo de la la voz que le dijo: Si deseas escuchar las campanas del templo, escucha el sonido del mar. Si deseas ver a Dios, mira atentamente la creación. No la rechaces, no reflexiones sobre ella. Simplemente, mírala.

Ha llegado la hora, como dijo Jesús a la Samaritana, en que "ni en este monte ni en Jerusalén se dará culto al padre". Los corceles joánicos no van a misa ni comulgan por Pascua, pero en cambio se santiguan siempre que se cruzan con Lázaro.

 

EL CORAZÓN DEL POETA

Soñaré en el  azul de mis quehaceres
en corceles en verso traducidos,
que galopan ausentes de laureles.

En domingos que son, de mis sentidos.

Son tres. No lucen crines ni penachos.
No van a misa. No comulgan por Pascua,
ni al son del alba rezan.

Pero en cambio
se santiguan siempre
que se cruzan con Lázaro.

La lira de su pecho ha florecido
en pétalos de hierro hechos poema.

Huelen a Eternidad. Huelen a menta.
Huelen a corazón:
¡el del poeta!

Son corceles en Patmos recriados

y en verso traducidos.

(EN HIERRO Y EN PALABRAS, Ediciones Feadulta)

 

Vicente Martínez

Read 3120 times
Login to post comments