Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

PUNTOS DE REFLEXIÓN (Jn 1, 6-8 y 19-28)

Written by
Rate this item
(2 votes)

Ofrecemos estas preguntas para que
nos interpelen a nivel personal
y nos sirvan de base para compartir nuestras vivencias
en una homilía participada con la familia o la comunidad.

 

Estad siempre alegres. Ser constantes en orar. No apaguéis al Espíritu y guardaos de toda forma de maldad. Tesalonicenses 5, 16-24

Surgió Juan, hombre enviado por Dios, que cuando le preguntaban quién era respondía: No soy el Mesías, ni soy un profeta... solo soy la voz que grita en el desierto: Preparad el camino al Señor. Yo bautizo con agua, pero detrás de mí viene uno que bautizará con el Espíritu Santo, al que no soy digno de atar la sandalia...

¿Soy una persona alegre? ¿Donde yo estoy hay más alegría y risas? O me quejo y lamento de las negatividades de la vida? ¿Somos una familia o comunidad alegre y festiva o somos un grupo gris y de caras serias?

¿Se me nota que oro y que es el Señor el motor de mi vida? El que llegue a nuestro hogar nota que Dios está en medio de nosotros? ¿Estamos realmente preparando el camino al Señor, acogiendo como El acoge y tratando a los demás con su misma cercanía y cariño? O esperamos a otros señores, u otras personas importantes, por las que nos esforzamos al máximo?

¿Quien está conmigo un rato, siente que le acerco al Señor o que le contagio a Dios? ¿o soy una persona anodina y sosa, sin dejar irradiar a Dios por mi persona?

¿Apagamos al Espíritu con nuestras conversaciones negativas, desesperanzadas o de queja de la crisis, la sociedad y el momento actual, o fomentamos las buenas noticias y el comentar los brotes de solidaridad y encuentro que nacen por ahí, en estos momentos de la historia? ¿Yo cuento más lo bueno o soy una persona portadora de malas noticias?

Read 2267 times
Login to post comments