Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

JESÚS, ¿EL MEJOR DE LOS HOMBRES?

Written by
Rate this item
(15 votes)

Un buen amigo agnóstico me preguntaba si realmente yo pensaba que Jesús de Nazaret era el mejor de los hombres que hayan existido jamás. He intentado responder de la mejor manera, aunque de una forma breve. Comparto con vosotros mis razones.

Indudablemente no conozco a 'todos' los seres humanos que han existido. Pero frente a aquellos de los que tenemos "noticias", considero a Jesús realmente incomparable. Y tengo varias razones, que podrían ser válidas sólo para mí.

En primer lugar debemos situar a Jesús en la Palestina del siglo I. Conocer bien las condiciones sociales de aquella sociedad es imprescindible. Es una lástima que el hombre Jesús de Nazaret haya sido cubierto con todos los oropeles de la religión hasta quedar desfigurado.

Hoy las investigaciones del "Jesús histórico" han avanzado enormemente y podemos hacernos una idea aproximada de quién fue este Maestro de Vida. Y lo que descubrimos es asombroso, y explica por qué luego los cristianos acabaron atribuyendo todos esos títulos, en un intento de comprender el misterio que habitaba en él.

Jesús no dijo cosas totalmente nuevas, sino que las dijo de una manera nueva. Y se jugó la vida por ello. Lo que estaba arriba lo puso abajo y viceversa. Les dio dignidad a los llamados 'el pueblo de la tierra'. Eran aquellos que ignoraban la Ley de Moisés y eran despreciados por los sabios de Israel.

Llamó a una mujer enferma "hija de Abraham", título solo reservado para los hombres. Los niños no tenían derechos hasta los 12 años. Jesús dijo "de tales es el reino de los cielos". Derribó barreras étnicas. Se dejó enseñar por una mujer siro-fenicia. Mujer y pagana. Dijo de un centurión politeísta que nadie tenía más fe que él en todo Israel. Y todo porque amaba a su siervo para el que pidió confiado su curación. Dignificó a las prostitutas, diciendo que son las que van delante de los religiosos al reino de Dios.

Dijo que el Sábado no era sagrado sino que lo sagrado es el ser humano. Para él, todos eran dignos, sin importarle su religión, sexo o condición. Hizo de la compasión, la libertad y la justicia sus grandes principios. Los encarnó en un siglo lleno de violencias y desprecios. Se negó a emplear la violencia.

Se ocupó de los leprosos que eran considerados "malditos de Dios", y los tocó. (eso le convertía a él en impuro según La Ley).

Les habló de un Dios diferente, que no estaba en un lugar sagrado sino en el corazón de los hombres. Y les dijo que era "bueno" revelando la idea de que Dios no es amenaza para el hombre sino su gran aliado. Sea lo que sea Dios, con Jesús aprendemos a identificarlo con lo bueno.

Leyendo el episodio de la mujer adúltera (Juan 9) vemos la esencia de lo que fue este hombre.

Además fue fermento de una nueva manera de pensar. Los derechos de los pobres, de los sin voz, de las mujeres, de los niños se originan con él a nivel social. Buda era compasivo, sin duda (le admiro mucho) pero propugnaba más bien un retiro de la sociedad, una salvación muy personal. Jesús se enfrentó a lo que deshumanizaba a los seres humanos jugándose la vida. Pudo huir cuando las cosas se ponían mal pero se mantuvo fiel a la verdad que proclamaba. Y lo hizo hasta el final.

Con Jesús se inicia la idea de la muerte del inocente. Los judíos pensaban que el que era fijado a una cruz es que había sido maldecido por Dios. Pero con Jesús esto se derrumba. Cada vez iba creciendo la conciencia de que ese profeta, ese maestro era realmente bueno y no podía ser maldecido por Dios. Recordaron cómo hablaba de su "Abba", bondadoso. Jesús creó una nueva conciencia.

Estas y otras razones me hacen ver que realmente con Jesús de Nazaret algo nuevo comenzaba.

Los cristianos le hemos traicionado muchas veces. Aunque también algunos le fueron fieles. Ahora bien, si nos ponemos hoy "a su escucha" o comprendemos lo que revela su historia, algo puede resurgir otra vez con fuerza. Es lo que él denominaba el Reino de Dios.

Nos toca a nosotros re-suscitarlo en nuestro contexto histórico, comprendiendo que aquellos principios por los cuales vivió y murió, siguen siendo esenciales para nuestro mundo hoy.

 

Julián Mellado

Read 1918 times
Login to post comments