Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

EL PAPA FRANCISCO, UN CAMBIO DE ÉPOCA

Written by
Rate this item
(15 votes)

Las tres entrevistas que ha mantenido el papa con los medios han dado que hablar. "Si la Iglesia se vuelve como Francisco la piensa y la quiere, habrá cambiado una época", escribía Eugenio Scalfari, autor de la tercera entrevista, aparecida en el diario La Republica.

En estas entrevistas Bergoglio nos hace público su ideario, el que quiere impulsar en la Iglesia, de manera valiente, y también sorpresiva. Y lo hace con toda honradez y con el propósito de no traicionarlo. Un ideario centrado en el Evangelio y en las directrices del Vaticano II que habían sido silenciadas o desfiguradas.

En sus palabras afirma que el centro de la Iglesia debe ser el Evangelio de Jesús y no tanto la religión con sus dogmas, leyes y ritos. (Recuerde, mi amable lector o lectora, que la religión fue la que llevó a Jesús al Calvario). Por eso, para Francisco el problema principal al que hay que responder no es tanto el problema de Dios o de la religión, sino el problema del paro juvenil, la soledad de los ancianos y la globalización de la indiferencia.

Las frases más llamativas, que han dado la vuelta al mundo, han sido la afirmación rotunda de que el papa no es de derechas o su defensa de los homosexuales, pero sus palabras tienen un hondo calado y darán mucho que hablar en los próximos meses, sobre todo en los círculos eclesiásticos. Indudablemente va a tener muchas presiones para que no salgan las necesarias reformas que la Iglesia necesita. Por eso ha hablado con tanta claridad sobre esta nueva forma de gobierno que quiere ir haciendo realidad en la Iglesia.

En el fondo, si somos sinceros, Bergoglio ha dado un giro de 180 grados en el liderazgo de la comunidad de creyentes. El papa quiere ir borrando paulatinamente mil años de autoritarismo y absolutismo, abriendo la Iglesia a un espíritu más comunitario, más democrático, en el que todos nos sintamos pueblo de Dios en búsqueda de nuevos caminos y nuevas soluciones. Desea que la Iglesia sea más fraternal, memos jurídica y más participativa. En una palabra, que deje de ser la última monarquía absoluta.

Uno de los órganos que desea reformar es el funcionamiento de la curia vaticana: los dicasterios romanos –dice el papa- no pueden convertirse en órganos de censura. No deben enviarse más denuncias a Roma. Son las conferencias episcopales las que deben solucionar, sobre el terreno, los problemas. Roma debe ser un órgano de consulta, nunca de decisión.

Hay unos verbos claves en el servicio que, según Francisco, la Iglesia debe prestar al mundo. Son los siguientes: discernir, acompañar, aprender, estar en búsqueda, consultar, curar, salir de sí y vivir en las fronteras y con los pobres. Estamos llamados, dice el papa, a ser creativos y generosos, animar siempre teniendo a Cristo en el centro.

Otro aspecto destacado de sus entrevistas ha sido la defensa de la necesidad del papel, el consejo, la psicología y el corazón de la mujer en la toma de decisiones dentro de la Iglesia. No podemos relegar a la mujer a papeles secundarios dentro de la comunidad. Tienen que estar presentes en todos los organismos, aun en los más altos, donde se tomen decisiones. Sus ideas y su forma de ver las cosas son muy necesarias. Son la mitad de la humanidad. No podemos silenciarlas.

Sobre el papel de la Iglesia en el mundo, afirma: la Iglesia necesita con urgencia curar heridas y dar calor a los corazones de los fieles, cercanía, proximidad. Las heridas de tanta gente que sufre necesitan, antes que nada, curación y acompañamiento.

El papa habla de las actitudes de curas y obispos. Deben ser capaces de caldear el corazón de las personas, de caminar con ellas en la noche, saber dialogar. Necesitamos curas y obispos no funcionarios, no "clérigos de despacho". Necesitamos una Iglesia de puertas abiertas, y que encuentre caminos nuevos, capaz de salir de si misma, e ir al encuentro del otro.

En la segunda de las entrevistas que reseñamos, afirmaba con una gran dosis de sinceridad:

"Si uno tiene respuestas a todas las preguntas, estamos ante una prueba de que Dios no está con él... Los grandes guías del pueblo de Dios, como Moisés, siempre han dado espacio a la duda... No se nos ha entregado la vida como un guión en el que ya todo estuviera escrito, sino que consiste en andar, caminar, ver, buscar... Hay que embarcarse en la aventura de la búsqueda, del encuentro,... para dejarse encontrar por Dios...."

En fin, un programa renovador, verdaderamente sorprendente y apasionante para creyentes, ateos y agnósticos. ¡Estamos de enhorabuena!

 

José Sánchez Luque

Read 3874 times
Login to post comments