Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

EL PAPA FRANCISCO O LO NORMAL, porque el Evangelio no es de derechas

Written by
Rate this item
(15 votes)

Somos muchas las personas que admiramos al hermano Papa Francisco, obispo de Roma, por el nuevo talante que está imprimiendo a la forma de ejercer como Papa. Hay quienes lo ven como algo verdaderamente extraordinario. Sin embargo lo que está haciendo es algo que debería ser LO NORMAL en todas las instituciones de la Iglesia, y especialmente en el Papado y los Episcopados. Tal vez nos llama más la atención por el contraste que supone respecto a los dos papas anteriores, tanto en las formas como sobre todo en el fondo.

El boato, la ostentación, la parafernalia, las suntuosidades con que actuaron Juan Pablo II y Benedicto XVI, no solo no son de recibo en los tiempos actuales, sino que son claramente contrarias al Evangelio, a la vida y al mensaje de Jesús. Y por el contrario, la sencillez, la humildad, la cercanía, la misericordia de Francisco, son lo más coherente y lógico con Jesucristo.

Por tanto, lo que hace este Papa no se debe ver como algo extraordinario, sino como lo más elemental y normal en línea con Jesús y su mensaje. Estábamos acostumbrados a otra cosa, y no solo en los Papas, sino también en muchos obispos, cardenales, etc., sobre todo en los del ostentoso y hasta obsceno primer mundo, aunque también en algunos, para mayor lamentación, del Tercer Mundo.

Jesús dice, "a nadie llaméis señor sobre la tierra, porque todos vosotros sois hermanos", "el mayor entre vosotros ha de ser el servidor de todos y el último de todos". Francisco, pues, hace bien en huir de la suntuosidad de los palacios vaticanos, acercarse a la gente de forma ordinaria y natural, querer estar cerca de las personas, mezclarse con ellas, compartir su vida y comida normal, comunicarse con las personas de tú a tú.

Hace muy bien en alejarse de todo lo que connote parecerse a un jefe de estado, a un dignatario, a un poderoso. Todo esto es lo más normal en un seguidor y cumplidor del mensaje de Jesús. Hace muy bien en rechazar coches, ropajes, ornamentos, etc. lujosos, pues Jesús dice: "los pájaros tienen nidos, las zorras madrigueras, pero el hijo del hombre (Jesús) no tiene donde reclinar la cabeza".

Esto deberían entenderlo los Obispos que tienen coches de más de 35.000 €; los que ponen bancos calefactados en san Isidoro de León, o gastan en otros lujos, mientras fuera los pobres se mueren de frío. El cardenal Cipriani, arzobispo de Lima y del OPUS, tacha de "ingenuo" que este Papa haya recibido a Gustavo Gutiérrez, fundador de la Teología de la Liberación, la cual fue y es el planteamiento más serio y comprometido con los pobres, especialmente los de Latinoamérica.

Hace muy bien Francisco en decir que no es de derechas: lo normal, porque el Evangelio tampoco lo es. Las derechas del dinero y del poder, lejos de hacer algo por los pobres, lo que hicieron siempre, y lo hicieron muy bien, fue producir cada vez más pobres. Si hacen caridades, primero hicieron a los pobres.

El 2 de junio el Papa Francisco 'tituteó' así: "La lógica mundana nos empuja hacia el éxito, el dominio, el dinero; la lógica de Dios, hacia la humildad, el servicio y el amor." A los dos meses de ser elegido les dijo a los gobernantes: "No a la corrupción". "El dinero debe servir, no gobernar". Un poco antes, en Lampedusa, la isla de los marginados inmigrantes para los que pide que se abran los Conventos vacíos en vez de negociar con ellos, y ahora en Cerdeña acaba de fustigar a "los 'mercaderes de la muerte' que colocaron al "ídolo del dinero en el centro", desplazando a los márgenes a la gente, sobre todo a los ancianos y a los jóvenes".

Lo normal es que el Papa pida a los jóvenes que "hagan lío", pues no solo en el Tercer Mundo, sino también en el Primero, se ven sin trabajo, sin horizonte, sin poder dar dignidad a su vida, sin medios -sobre todo los más pobres- para costearse los estudios, abocados a ser una generación perdida, obligados a engancharse a las listas del paro.

Lo normal también debe ser que los que intentamos conformar nuestras vidas con el Evangelio, y por tanto, con los problemas, necesidades y aspiraciones del mundo de hoy, lo acompañemos comprometidos en esta misma dirección.

 

Faustino Vilabrille

Read 2172 times
Login to post comments