Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

PIEDRAS NUEVAS PARA TIEMPOS NUEVOS

Written by
Rate this item
(13 votes)

"Al ver la violencia del viento (en contra) tuvo miedo"

Caminar por encima de nuestras tormentas; hacernos dueños del movimiento de las profundidades para poder seguir andando, impulsados por tu vitalidad y contando con tu mano amiga que sostiene en especial si el temporal se pone difícil.

Con la fuerza de todo lo que necesita manifestarse, que ha sido sepultado y sigue latiendo, afrontar el viento en contra.

Éste es el tiempo. El hoy, con su regalo kairótico.

La barca de la Iglesia con sus nuevos soplos, que son los fundacionales. La tormenta que puede aflorar en cualquier momento. La palabra profética ineludible que todos esperamos y pareciera comenzar a susurrarse entre gestos y pronunciamientos. Buscando un modo de pararnos, un lugar existencial para nuestros tiempos, que amanece y aún no se vislumbra del todo.

Necesitando limpiar heridas viejas, producir cirugías para que lo caduco no nos mate.

Claro que es caminar sobre las aguas del huracán. Cruzar a otras orillas implica necesariamente viento en contra. Atravesar el despegue de lo que está instalado hace tanto que se ha naturalizado, dejar atrás las seguridades de lo conocido enquistado, lanzarse a la aventura con toda su posibilidad y todos sus riesgos. La exploración de lo inédito lleva el miedo clavado en los huesos, y la certeza de tu mano atenta para atajar lo que tiembla.

Aliéntanos a seguir cruzándonos.

Aunque seamos tan Pedro, a veces, tan duros, tan controladores, tan desconfiados y bruscos. Ayúdanos a atravesarnos a nosotros mismos personal y eclesialmente, para arrojarnos a tu promesa. "Podemos juntos caminar sobre las aguas", si nos abrazamos a tu mirada y unos a otros.

"Eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo". "Eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi asamblea"

Podemos revelarnos mutuamente la identidad, validarnos el camino andado, mostrarnos más claramente lo que cuesta ver.

Podemos confirmarnos iglesia contemplativa, buscadora, traductora de sentidos. Y extasiarnos en la admiración de los signos de los tiempos que tienen tanto para decirnos sobre el Dios de Jesús.

Podemos reconocernos comunidad compañera y sanadora. Hacernos eco de las ansias de fraternidad que palpitan en tantas búsquedas colectivas, de tantos y tantas que acogen a los heridos de la historia. Podemos ser espejo clarificador y amoroso para otros, ponerle nombre de Reino a sus logros, a sus modos de encontrarse...

Otras veces nos hacemos obstáculo. "Apártate Satanás".

Apostados en el miedo queremos impedir el despliegue, evitar la crecida del fuego a ver si alguien resulta lastimado.

Cómo acompañar el proceso vital, del otro y de la comunidad, de tu hoguera inextinguible, sin echarle aguas protectoras: que el amor potencie, no sofoque ni extinga. Cómo alimentar nuestro fuego en esas llamas, para hacernos ardor compartido en las "opciones (más) valientes de los tiempos difíciles". De fogata a fogata, amar sin controlar; amor liberador, sinérgico.

Potenciar el calor para abrigar mejor las asambleas.

"Sobre este fuego edifico mi ronda".

Celebro tu imprudencia, Jesús, que construye en rocas llameantes, sobre lo ígneo, solidez en movimiento. Sobre la piedra dura de la fortaleza de Pedro, que tantas veces desbordaba en necedad o arrollaba sin cuidado. El piso estable que a veces cristalizaba e impedía movimientos necesarios.

Sobre su fortaleza construíste y lo provocaste a no ser obstáculo. A elastizar lo fuerte para que se hiciera consistente, no rígido, capaz de sostener lo que crece, de acompañar con firmeza lo dinámico.

En ese espíritu, sigue empujando a Francisco...

 

Sandra Hojman

Read 2613 times
Login to post comments