Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

ESE 'EJÉRCITO' DE HÉROES ANÓNIMOS

Written by
Rate this item
(4 votes)

Son muchos, muchísimos. Y todos están en sitios duros, muy duros. Y ninguno busca protagonismo. Quieren sencillez. Quieren silencio. Quieren anonimato. Pero no quieren olvido. Quieren que se sepa que se hace una gran labor en zonas complicadas del mundo. Quieren que se hable de la misión, de las misiones, de los misioneros. "¿Qué más da el nombre de quien lleva a cabo la acción?", se preguntan ellos mismos. Son los misioneros. Hoy es su día. Siempre es su día. Un ejemplo y un aplauso.

Cierto que no son los únicos. Cierto que hay innumerables Organizaciones no Gubernamentales que realizan unas labores impresionantes por medio mundo que está pendiente de alcanzarnos al otro medio. Pero el reconocimiento público no es igual. Los medios atendemos, hablamos, personalizamos la labor de las ONG. Y está bien, faltaría más.

Pero el reflejo mediático de las misiones es más limitado. Y eso que tiene un 'ejército' no solo de héroes anónimos, que dan sus vidas (y esto no es una licencia periodística) por los demás, sino que es un ejército que informativamente son 'oro pulido', son testimonios en primera persona de lo que sucede en las zonas más calientes del planeta.

Según las estimaciones oficiales, este 'ejército' se compone de cerca de 15.000 militantes (mujeres y hombres) que han decidido dar su vida por completo por los demás y que están en aquellos países que cualquier mortal evita fijar sus ojos cuando trata de planificar unas vacaciones: las zonas más pobres, deprimidas, peligrosas, tristes.... Aquellas zonas donde un plato de alimento al día es casi un regalo de Navidad. Esas zonas donde al católico lo ven como un enemigo a batir. Esas zonas donde el aprecio por la vida humana es mínimo tirando a nulo. Y da su vida. Literalmente. Y son muchos (demasiados) los que han sido asesinados por ser católicos. Demasiados. Asesinados por ayudar a los demás. No sé si puede haber una contradicción más grande....

Y hay más mujeres que hombres en estas labores. El 50% del 'ejército' está formado por religiosas de diversas congregaciones. Los sacerdotes misioneros suman el 10%. El resto, seglares. Un reparto cuando menos curioso.

Tuve la fortuna, el pasado mes de julio, de compartir debate con estos valientes en Burgos, con los que están en primera línea de la ayuda de verdad, a los más necesitados. Y me encontré con una gente de sencillez inabarcable. Gente dispuesta a todo. Con grandes proyectos en la cabeza. Con ilusión extrema y con ningún afán de protagonismo, ninguno. No quieren personalizar su labor. Pero sí que reclaman más atención mediática. No les falta razón.

Y coincidí en esas extraordinarias jornadas con dos religiosas agustinas que durante muchos años han estado dejándose literalmente la vida y, sin duda, pasando situaciones de auténtico terror, en Argelia. Y me hablaron de mi tía Mercedes, Sor Mercedes, que durante muchos años estuvo en misiones. Hace muchos, muchos años. Estuvo en Brasil... Brasil... Madre mía, cómo ha cambiado la historia de ese país.

Y hoy, día de las misiones, quería destacar la labor de este 'ejército' silenciosos lleno de héroes.

Y me vais a permitir que finalice el texto personalizando a uno de estos generosos vitales, el 'pater' Ignacio María Doñoro de los Ríos. Y diréis ¿quién es este? Pues por el nombre quizá pocos le conozcan pero ¿os acordáis aquella vez que el Papa Benedicto XVI se colocó un tricornio de la Guardia Civil? Él fue el pater que se lo entregó. Y dice: "El sueño que concebí durante años de fundar una casa en la que, en el lugar del mundo que la Iglesia designase, hacer caridad y pastoral con los niños más vulnerables y necesitados, se hizo realidad cuando en 2011, renunciando a mi vida en España, vine a Puerto Maldonado (Perú). Aquí, bajo el nombre de Hogar Nazaret, con un poco de dinero constituido por las cuotas de los escasos socios de la asociación SOS Infancia que creamos para este fin, he abierto esta casa de acogida y auxilio para los niños más desprotegidos. Entre muchas dificultades a las que no dejo de enfrentarme a diario, la ayuda que procuramos a estos niños dándoles un hogar seguro es ya, gracias a Dios, una realidad a la que muchos menores -extraídos de situaciones extremas- se están acogiendo".

"Ya están en casa, ya duermen tranquilos, son alguien, están recuperando su dignidad robada y por eso ya no podemos dar pasos atrás; tengo, tienes (porque ya sabes que existen, que están ahí) un compromiso con ellos, por lo que te agradezco cualquier ayuda, ya la difusión de este esfuerzo para que sea conocido, la aportación de tu dinero, o tu oración por nosotros". Pedazo de testimonio.


Fernando Lázaro

El Mundo

Read 1803 times
Login to post comments