Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

VIDA COMUNITARIA

Written by
Rate this item
(19 votes)

Acción de gracias


Gracias, Padre Dios, porque eres Amor y Comunión

y siembras en nosotros

sentimientos de hermandad y solidaridad.

A través de esta comunidad,

que formamos en torno a tu nombre,

con la ayuda de unos y otros,

vamos descubriendo tus caminos

y encontrando el aliento y la fuerza para recorrerlos.

Gracias, Padre, porque estás dándole sentido

a nuestra vida,

y es que al abrirnos a los demás,

nos hacemos más humanos.

Por tantas buenas razones, queremos proclamar tu bondad

y entonar en tu honor este canto de bendición.

 

Memorial de la Cena del Señor


Te bendecimos una vez más, Padre y Madre de todos,

porque nos has regalado la experiencia vital de Jesús

y su palabra profética,

fiel reflejo del Espíritu que en él infundiste.

Optó por los pobres y oprimidos,

para que dejaran de serlo.

Creemos en Jesús

y aceptamos de corazón sus enseñanzas.

Por él sabemos que

el único signo de identidad de los que le siguen

es hacer presente en el mundo su fuerza salvífica,

seguir su misión, continuar su tarea,

liberando de ataduras a sus semejantes

para que no sufran penalidades

y sean plena y felizmente humanos.

Jesús, el liberador por excelencia,

nos pidió que hiciéramos como él,

que nos diéramos a los demás sin reservas.

 

Invocación al Espíritu de Dios


Recordamos la vida de tu hijo Jesús,

y nos proponemos imitarle.

Lamentamos su cruel muerte,

paradigma de las injusticias humanas,

y nos alegramos de que viva ya contigo y por siempre,

plenamente feliz.

Padre Dios, te suplicamos nos infundas tu Espíritu,

el que guió a Jesús,

para que vivamos comprometidos

con la implantación de tu Reino

y colaboremos con todas las personas de buena voluntad

en hacer un mundo de iguales,

donde impere realmente la justicia.

Verdaderamente es una tarea ingente, que nos supera.

Además cada día damos lugar

a que haya más empobrecidos en la tierra.

No queremos reservarnos

esperando que se presenten los grandes retos.

Como mínimo nos proponemos participar como uno más,

apoyando con nuestra firma y voz

cualquier causa que nos parezca justa.

Prometemos hacer más felices

a nuestros prójimos más próximos, sin distingos,

haciendo un favor cualquiera con una sonrisa,

o abriendo las puertas de casa a quien lo necesite.

Danos un corazón tan grande como el de Jesús,

para que nos sintamos hermanos de todos.

Vamos a rezarte ahora la oración que nos enseñó Jesús

y te invocaremos como Padre,

Padre nuestro y de todos, sin excluir a nadie.

Queremos rendirte, Señor,

un permanente homenaje de gratitud.

AMÉN.

 

Rafael Calvo

Read 3841 times
Login to post comments