Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

HERMANO FRANCISCO, OBISPO DE ROMA, POR FAVOR NO TE PARES

Written by
Rate this item
(18 votes)

Con tus primeros pasos has encendido en millones de creyentes una luz de esperanza

En los primeros instantes de tu pontificado hemos visto en ti gestos muy significativos: sentarte en una silla de madera, desprenderte de una estola indigna del Evangelio, rechazar los zapatos rojos, una cruz pectoral y anillo sencillos (nada de oro), etc.

Luego fuiste lanzando algunos mensajes muy claros y directos, sobre todo en dirección al compromiso con los más empobrecidos del mundo.

Pero, por favor, no te pares, porque si te descuidas, es muy posible que los poderes fácticos y las estructuras del conglomerado vaticano y otros vaticanos que hay dispersos por el mundo, religiosos e incluso políticos, acaben por llevarte a sus cuarteles de invierno eclesial, como hicieron, sobre todo los del Vaticano con los grandes retos y planeamientos del Concilio Vaticano II, hasta llegar no solo a neutralizarlos, sino a retrotraernos a tiempos preconciliares, esterilizando los grandes objetivos que aquel Concilio nos había planteado a todos para poner la iglesia a la altura de las exigencias y necesidades de nuestro tiempo. El resultado fue que ahora la Iglesia está en claro retroceso por estar muy lejos de ser coherente con su misión y su compromiso liberador integral del ser humano, y por tanto con el mensaje del Evangelio de Jesús.

Los que llevamos ya más de medio siglo en la base de la jerarquía de la Iglesia hemos percibido con demasiada frecuencia y a veces profunda decepción, sin olvidar nuestros propios fallos, el gran daño que causaban a la fe del pueblo de Dios los comportamientos y actitudes de no pocos obispos y del mismo Vaticano tan alejados de la fidelidad al Evangelio, como por ejemplo: falta de compromiso con los empobrecidos del mundo no denunciando sus causas y sus causantes, sobre todo la espantosa explotación que los gobiernos y las multinacionales de los países ricos, el FMI, el BM. y la OMC hacen de los bienes y materias primas de los países pobres. No basta con ofrecer asistencialismo a estos países pobres: hay que luchar contra las causas de su opresión.

Hay que romper con la connivencia y afinidad del Vaticano y algunas Conferencias Episcopales y determinados obispos con los poderes económico-políticos neoliberales, como está pasando ahora en España (que para obtener prebendas del Gobierno no denuncian la espantosa tormenta de pobreza y desamparo que está cayendo sobre millones de españoles), o pasó en Argentina, en Chile, y en EE. UU. para sepultar la Teología de la Liberación y el abandono de un auténtico compromiso con los empobrecidos de Centro y Suramérica, etc.

Hacia el interior de la Iglesia, acabar con las canonizaciones de determinados personajes, que subieron a los "altares", en ascensor, mientras otros beneméritos testigos del Evangelio con su sangre, llevan años arrinconados. Mil gracias por haberte acordado de Oscar Romero, pero aun están sin reconocer monseñor Gerardi, los Jesuitas y laicos de la UCA, muchos catequistas guatemaltecos, etc. etc.

Restablecer a tantos teólogos, comprometidos con la fidelidad al Evangelio, que fueron marginados, vetados y expulsados de la enseñanza. ¿Por qué se marginó sistemáticamente a Vicente Ferrer a pesar del trabajo colosal que desarrolló en la India con los más pobres? ¿Acaso por haberse casado? Y en esta línea están los miles de sacerdotes que por haber optado por el matrimonio fueron privados de celebrar la Eucaristía, habiendo tantas comunidades cristianas privadas de la misma, muchos con verdadera vocación de servicio a los demás en el trabajo con emigrantes y con sectores en profunda exclusión social. ¿Acaso no hemos convertido el celibato en un mito, como si este fuera más importante que el mismo Evangelio?

Podríamos citar más cosas, por desgracia demasiadas. Lo que pretendemos hoy es pedirte que no te pares, que no te acobardes, que sigas por el camino emprendido. Con tus primeros pasos has encendido en millones de creyentes una luz de esperanza. Por favor sigue alimentando esta luz, porque así todos tendremos más luz.

Un abrazo muy cordial.

 

Faustino Vilabrille

Read 1967 times
Login to post comments