Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

UNA MISIÓN... ¿DOS IGLESIAS?

Written by
Rate this item
(14 votes)

La Iglesia llamada misionera es la que trabaja en el Tercer Mundo. Mujeres y hombres, sacerdotes, religiosos y laicos ayudan a los que no tienen lo necesario, desposeídos muchas veces hasta de su dignidad. Se ha incardinado en sus culturas para hacerse una más entre ellas asumiendo su misma realidad pero tratando de dignificarla ayudándoles a salir de ella.

En ocasiones, "solo" se trata de miseria, otras veces tiene que convivir con amenazas y violencias; la Iglesia es profeta y testigo de Cristo desde su compromiso por transformar los corazones a través de su implicación radical para cambiar la realidad injusta con actitudes de amor comprometido. A la manera del Maestro.

Por otra parte, en el Primer Mundo las cosas ya no son como eran. Los índices de pobreza, paro, exclusión social, soledad... crecen sin parar dejando cada vez más gente en la marginación social, el desempleo, los desahucios, la desesperación.

La sociedad posmoderna que hemos creado, superficial y materialista, no ofrece soluciones vitales al desamparo integral de esta crisis. Al revés, recorta servicios básicos. Pero a diferencia del Tercer Mundo, muchos de nuestros representantes eclesiásticos no están centrados en la denuncia profética del pecado estructural, sino en el culto, los ritos, el derecho canónico, la ortodoxia.

Existe una resistencia a dejar de ser influyentes en lo que no deberíamos serlo, como la inmunidad del Estado vaticano, sus nuncios y las relaciones de poder que Jesús de Nazaret solo tuvo precisamente para transformarlo en amor; nunca para reforzarse desde el poder humano.

¿Por qué resulta fuera de lugar imaginarnos a obispos europeos haciendo labores como las de Castellanos en Bolivia, Casaldáliga en Brasil o Abelardo Mata en Nicaragua, a pie de calle, trabajando por los derechos humanos más elementales a riesgo de perder estatus y la propia vida? Así vivieron Hélder Cámara o Romero, entre otros muchos.

La realidad misionera en India, Latinoamérica, África u Oriente, no debe tener un fundamento diferente a la misión en Occidente: es la misma Buena Nueva. Los recortes en el sur de Europa son tan fuertes que la situación real es objetivamente mala, con grandes bolsas de marginación y precariedad en aumento a las que Cáritas y otras instituciones admirables atienden a duras penas. ¿Pero es suficiente dejarlo todo en manos de estas instituciones solidarias? ¿No deberíamos los demás dar un paso al frente en la Iglesia, empezando por sus rectores -Rouco y compañía- para cambiar el acento del apostolado y parecernos todos más a Jesucristo?

En el Tercer Mundo también dan importancia a la liturgia, a los ritos y signos, pero allí son la expresión de una vivencia, y por eso sus celebraciones son más alegres, sentidas y fraternas. Mientras que nuestras celebraciones, son mucho más rutinarias y pomposas, con un boato oficial difícil de digerir.

Si en "misiones" todos hacen de todo, incluida la denuncia y defensa de las injusticias económicas, es tiempo de imitarles en la radicalidad de su apuesta por la dignidad del ser humano, arriesgando como ellos.

Si el reino de Dios no es de este mundo, es porque no es un reino de dominación sino de servicio: "Dónde el ser humano padece dolor, injusticia, pobreza o violencia, allí debe estar la Iglesia con su vigilante caridad y la acción de los cristianos" (Juan Pablo II). En el Tercer Mundo igual que en el Primero.

 

Gabriel Mª Otalora

Read 6513 times
Login to post comments