Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

ISAÍAS 53, 10-11 / HEBREOS 4, 14-16

Written by
Rate this item
(26 votes)

ISAÍAS 53, 10-11

Mas quiso Yahveh quebrantarle con dolencias. Si se da a sí mismo en expiación, verá descendencia, alargará sus días, y lo que plazca a Yahveh se cumplirá por su mano. Por las fatigas de su alma, verá luz, se saciará. Por su conocimiento justificará mi Siervo a muchos y él soportará las culpas de ellos.

Conocemos ya por varios otros domingos este "segundo" (o tercer) Isaías, y su anuncio del "Siervo de Yahvé", siervo sufriente por los pecados del pueblo, y su significado: la concepción no davídica, no triunfal, del Mesías. Esta imagen profética acompaña perfectamente a la palabra del evangelio.

Desgraciadamente, hay dos expresiones en el texto propias de una teología prehistórica: "Mas quiso Yahveh quebrantarle con dolencias". Parece hacer responsable al Padre de los sufrimientos de Jesús. "Si se da a sí mismo en expiación" responde a un concepto de redención mal entendido, que viene de la noción de "sacrificio expiatorio", es decir, que Jesús, con su sangre y su muerte "paga a Dios" por nuestros pecados. Afortunadamente, la Iglesia ya está llegando a comprender que el Padre no cobra por perdonar.


HEBREOS 4, 14-16

Teniendo, pues, tal Sumo Sacerdote que penetró los cielos Jesús, el Hijo de Dios mantengamos firmes la fe que profesamos. Pues no tenemos un Sumo Sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas, sino probado en todo igual que nosotros, excepto en el pecado. Acerquémonos, por tanto, confiadamente al trono de gracia, a fin de alcanzar misericordia y hallar gracia para una ayuda oportuna.

La teología de la Carta a los Hebreos utiliza a menudo la comparación de Jesús con el Sumo Sacerdote de Israel, que, una vez al año, entraba al Santuario para ofrecer el Sacrificio por el pueblo. Se utiliza esta imagen para representar que Jesús es Pontífice, el que hace para nosotros el puente hacia Dios, porque "pertenece a las dos orillas". Eso es lo que ofrece seguridad a nuestra fe: por un lado, que es uno de nosotros; por otro, que nos abre el acceso a Dios. Jesús Dios y Hombre verdadero es el centro de nuestra fe y de nuestra esperanza. Pero es importante recordar que la imagen del Sumo Sacerdote de Israel tiene valor sólo como imagen. Jesús no es un Pontífice, ni un Sacerdote. Esas imágenes pueden quizá hacernos entender a Jesús, lo cual es muy diferente. También esto lo meditaremos luego.

 

José Enrique Galarreta

Read 14963 times
Login to post comments