Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

INTRODUCCIÓN AL EVANGELIO DE MARCOS

Written by
Rate this item
(37 votes)

Recordemos que Marcos es el evangelio más antiguo y el creador del género literario evangelio; y que escribe para paganos convertidos de Roma, que desconocen el judaísmo; por lo cual suele explicar las costumbres judías, como en 7,3-4.

Es una comunidad de gente pobre y marginada, dominada por dos sentimientos opuestos:

· Están expuestos a la persecución, con dificultades para aceptar la cruz, tanto para seguir a Jesús como para proseguir su causa.
· A la vez, viven un cristianismo entusiasta, una fe de exaltación, agarrados al Cristo glorioso y triunfante, con riesgo de olvidar la dura realidad. (Nos recuerdan a los 'entusiastas' de Corinto, que crearon problemas a Pablo, a quienes éste escribió páginas sublimes).

Por ello, Marcos nos presenta a un Jesús entusiasta y conflictivo al mismo tiempo.

El capítulo primero está lleno de un entusiasmo desbordante; pero el conflicto se anuncia al final del mismo y estalla en todo el capítulo segundo hasta culminar en la decisión de matarlo.

Ese conflicto se manifiesta en muchos otros momentos antes de la pasión.

Y se concentra justo en medio del evangelio (8,27-38); y esa vez con sus discípulos, que quisieran el triunfo sin cruz -en un mundo dominado por los poderes del mal-; y además un triunfo sociopolítico más que el triunfo de Dios.

Como en la propia comunidad de Roma, donde les costaba ver que la misión no la iban a realizar sin la oposición de aquel mundo. O como en el nuestro, donde tampoco vamos a realizar la misión de Jesús sin la persecución –roja o blanca- de los poderes dominantes y opresores.

Entre las dos opciones que le ofrece el judaísmo de su tiempo, la sacerdotal y la profética, Jesús, desde sus mismas raíces, elige la segunda.

· La sacerdotal era la línea de la pureza legal y ritual.
· La profética, la línea de la alianza de Dios con su pueblo y del Reino de Dios, reino de libertad y justicia.

Por eso, el Jesús de Marcos hace poco caso de purificaciones y las normas legales; y hasta puede responder con dureza cuando se las recuerdan, como en 7,6-7.

Así, dentro del misterio que rodea a todo el relato, el Jesús de Marcos es muy humano, sin ventajas sobre nosotros, con limitaciones; un Jesús crítico y libre, que se mueve en el clima de renovación religiosa de Juan Bautista, aunque distante de él por la misericordia y también por la acción, mientras el Bautista es solamente un maestro que enseña.

Es un Jesús liberador: de los demonios, de las enfermedades y de la ley (ver 1,21-34), que choca con las autoridades religiosas y civiles (ver 3,1-7-a), y huye de vez en cuando.

Pero en medio de los conflictos aparece -en los discípulos y en El mismo- el entusiasmo de vivir algo totalmente nuevo, sin límites, alegre, como una fiesta de bodas (ver 2,18-22).

Este gran relato de Marcos está muy bien estructurado en tres grandes partes:

a) Acción de Jesús por el Reino de Dios (1.14 a 8,26).
b) Cambio de línea, dedicación preferente a los discípulos (9,2 a 10,45).
c) Jerusalén: enfrentamiento con el Poder y condena (11,1 a 15,47)

A ellas se suman tres pasajes complementarios, breves, pero muy importantes:

a) Prólogo y raíces de Jesús (1,1-14).
b) La crisis de Galilea, crisis con sus discípulos y kerigma (8,27 a 9,1).
c) Desenlace, Resurrección y vuelta a Galilea, a recomenzar la causa de Jesús. (16,1-8).

El relato de Marcos termina ahí, como si quedara cortado y le faltara el final, queriendo quizás indicarnos que Jesús empezó el evangelio (ver 1,1) y que nos toca continuarlo a nosotros.

Posteriormente le añadieron un apéndice (16,9-20), que no es de Marcos (esto se sabía desde que se lo añadieron, hacia el siglo II) pero que es canónico, reconocido por la Iglesia.

Tres episodios especiales vertebran esa magnífica estructura, mostrándonos la estrecha relación de Jesús con el Padre, relación entusiasta y oscura al mismo tiempo, como el entusiasmo y el conflicto que envuelven a toda aquella comunidad.

a) En el primero (1,9-11) el Padre se le muestra como tal, con la máxima ternura, lo cual le llena de entusiasmo, confianza y seguridad para la misión por sus hermanos.
b) En el segundo (9,7) el Padre sale en su defensa y se dirige a los discípulos, que están en plena crisis, para confirmarles que Jesús es su Hijo amado y que a El deben escucharle.
c) En el tercero, que es el durísimo relato de Getsemaní (14,32-42), Jesús invoca a su Padre con toda confianza; pero el Padre calla, deja actuar a las fuerzas de la Historia -que son autónomas- y estas fuerzas lo llevan a la cruz. Así realiza su misión salvadora con entusiasmo y conflictos, sin ventajas, una misión confirmada por la Resurrección, que nos pide continuar su obra y su causa.

 

Patxi Loidi

Read 19307 times
Login to post comments