Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

PREGÓN PASCUAL

Written by
Rate this item
(5 votes)

Hermanas y hermanos. ¡Paz a vosotros!

 

Hombres y mujeres de nuestro mundo,

aunque no sepáis de este momento ni de nosotros,

¡Felicidades! ¡Enhorabuena!

 

Más allá de cualquier calamidad,

más allá de las contrariedades de nuestra vida,

más allá de cualquier desolación,

más allá de nuestras mediocridades...

¡Feliz Pascua!

 

Esta noche, esta celebración, la Pascua,

nos grita y grita a los cuatro vientos

que Jesús ha resucitado,

que aquel que apostó y arriesgó la vida por la Vida ganó la partida.

 

Creer en la resurrección no es fruto de un deseo,

ni es un sueño ni una añoranza.

 

Creer en la resurrección es fruto del encuentro con Cristo

-su persona, sus causas, su mensaje-

 

Creer en el resucitado es poder decir:

"¡Vida mía!",

"¡Vida nuestra!"

"¡Cristo, nuestra Pascua!"

 

En Él la corrupción se convierte en floración,

la dispersión en unificación,

el vacío en plenitud,

la nada en creación,

la soledad en comunión,

la muerte, en definitiva, en principio de la nueva vida.

 

Reconocemos que alcanzar ese horizonte

no es un proceso rectilíneo,

ni gesto en solitario de Dios.

 

El Cristo Pascual nos invita a

contemplar su compromiso de humanidad

y a asumir el nuestro.

 

Y contemplamos que nuestro quehacer y nuestra historia

caminan con nosotros a pasos de polka

–dos pasos hacia adelante y uno hacia atrás-

pero el Reinado de Dios se irá haciendo realidad,

porque con el Resucitado, la esperanza no se cansa de esperar.

 

Hoy, nosotros, desde la fuerza del Resucitado,

observamos la convulsa coyuntura actual,

y profesamos la vigencia de muchos sueños,

sociales, políticos, eclesiales,

a los que de ningún modo podemos renunciar.

 

Seguimos rechazando el capitalismo neoliberal,

el neoimperialismo del dinero y de las armas,

una economía de mercado y de consumismo

que sepulta en la pobreza y en el hambre

a una gran mayoría de la humanidad.

 

Seguiremos rechazando toda discriminación

por motivos de género, de cultura, de raza.

 

Exigimos la transformación urgente de los organismos mundiales

(ONU, FMI, Banco Mundial...).

Seguiremos procurando las transformaciones

necesarias para una democracia real.

 

Como Iglesia queremos vivir, a la luz del Evangelio,

la pasión obsesiva de Jesús, el Reino.

Queremos ser Iglesia de la opción por los pobres,

Queremos ser comunidad ecuménica.

 

El Dios en quien creemos, el Abbá de Jesús,

no puede ser de ningún modo

causa de fundamentalismos,

de exclusiones,

de inclusiones absorbentes,

de orgullo proselitista.

 

Ya basta con hacer de nuestro Dios

el único Dios verdadero.

El diálogo interreligioso no sólo es posible, es necesario.

Haremos de la corresponsabilidad eclesial

la expresión legítima de una fe adulta.

 

Exigiremos, corrigiendo siglos de discriminación,

la plena igualdad de la mujer

en la vida y en los ministerios de la Iglesia.

 

Estimularemos la libertad y el servicio reconocido

de nuestros teólogos y teólogas.

 

La Iglesia será una red de comunidades

orantes, servidoras, proféticas,

testigos de la Buena Nueva:

una Buena Nueva de vida, de libertad, de comunión feliz.

Una Buena Nueva de misericordia,

de acogida, de perdón, de ternura,

samaritana a la vera de todos los caminos de la Humanidad.

 

Seguiremos haciendo que se viva en la práctica eclesial

la advertencia de Jesús:

«No será así entre vosotros» (Mt 21,26).

Sea la autoridad servicio.

El Vaticano dejará de ser Estado

y el Papa no será más Jefe de Estado.

La Curia habrá de ser profundamente reformada

y las Iglesias locales serán vivo reflejo del Evangelio

y los ministerios serán compartidos.

 

La Iglesia se comprometerá, sin miedo, sin evasiones,

en las grandes causas de la justicia y de la paz,

de los derechos humanos

y de la igualdad reconocida de todos los pueblos.

Será profecía de anuncio, de denuncia, de consolación.

 

Nos negamos a renunciar a estos sueños

aunque puedan parecer quimera.

Nos atenemos a la palabra de Jesús:

«Fuego he venido a traer a la Tierra;

y qué puedo querer sino que arda» (Lc 12,49).

 

Con humildad y coraje, en el seguimiento de Jesús,

miraremos de vivir estos sueños

en el cada día de nuestras vidas.

 

Y seguiremos viviendo como anticipo de la Pascua definitiva,

todas y cada una de las pequeñas victorias que vayamos consiguiendo,

y todas y cada una de celebraciones pascuales como esta

y todas y cada una de nuestras eucaristías.

 

El encuentro con el Cristo resucitado así nos lo susurra.

 

¡Hermanas y hermanos la tarea pascual nos espera!

¡Bienvenidos a la vida pascual renovada!

 

La parte central del texto (en azul)
está tomada de la última circular de Pere Casaldáliga,
con ciertos retoques de léxico y contenido,
pero respetando siempre el espíritu del mismo.


Parroquia de St. Joan Evangelista

L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona)

Read 11280 times
Login to post comments