Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

ECLESIÁSTICO 24, 1-4 y 12-16 / EFESIOS 1, 3-6 y 15-18

Written by
Rate this item
(8 votes)

Segundo domingo después de Navidad


ECLESIÁSTICO 24, 1-4 y 12-16

La sabiduría hace su propio elogio,

se gloría en medio de su pueblo.

Abre la boca en la asamblea del Altísimo

y se gloría delante de sus Potestades

En medio de su pueblo será ensalzada

y admirada en la congregación plena de los santos.

Recibirá alabanzas de la muchedumbre de los escogidos

y será bendita entre los benditos.

Entonces el creador del universo me ordenó,

el Creador estableció mi morada:

"Habita en Jacob, sea Israel tu heredad".

Desde el principio, antes de los siglos, me creó,

y no cesaré jamás.

En la santa morada, en su presencia ofrecí culto

y en Sión me estableció;

En la ciudad escogida me hizo descansar,

en Jerusalén reside mi poder.

Eché raíces en un pueblo glorioso,

en la porción del Señor, en su heredad.

 

Al Libro del Eclesiástico se le suele llamar actualmente "El Sirácida", porque es obra de Jesús hijo de Sira; lo dice así el libro al final. Probablemente se trata de una "familia de sabios". El último de la saga, Jesús, pone por escrito en griego la sabiduría recibida de generaciones anteriores. Era un libro tan leído en la iglesia antigua que recibió el nombre de "El Eclesiástico". Se escribe, muy probablemente, entre el año 190 y el 130 antes de Cristo, en Egipto.

El libro no fue admitido en el Canon judío, pero sí muy respetado por la literatura rabínica, admitido por el Canon cristiano y muy utilizado por el autor de la carta de Santiago. Toca todos los temas propios del AT. Y con el estilo y la mentalidad más propia (diríamos que más antigua) de él.

Es éste un típico "Libro de Sabiduría", una recopilación de escritos de escuela, pensamientos que revelan la sabiduría acumulada por la reflexión y la experiencia.

Se presenta a la Sabiduría de Dios como si fuera una persona. Los humanos compartimos esa sabiduría cuando respetamos a Dios y cumplimos la ley.

La Sabiduría divina se presenta como un personaje independiente de Dios, hasta el punto de que Dios mismo, el Creador, le da órdenes, y Ella le rinde culto. Por tanto, quienes ven en este tipo de textos una pre-anuncio de la Trinidad se equivocan. Nada más ajeno a la fortísima fe de Israel en la unicidad de Dios.

La Sabiduría divina reside en Israel, en la Morada, en Jerusalén, y echa raíces en el Pueblo. El texto es furiosamente nacionalista: "los escogidos", "habita en Jacob","sea Israel tu heredad", "la santa morada", "en Sión me estableció", "la ciudad escogida". Y el final: "eché raíces en un pueblo glorioso en la porción del Señor, en su heredad".

Rezuma la fe de Israel de qué él es el pueblo elegido, privilegiado, y los otros pueblos no lo son. El AT irá en algunos textos más lejos aún: es el pueblo elegido y privilegiado contra los otros pueblos.

A partir de esta ideas, la Iglesia se considera a sí misma como "el pueblo glorioso, la porción del Señor, su heredad" con exclusión de los demás. Pero esta línea de pensamiento fue desmontada expresamente por Jesús, muy especialmente en las palabras del Bautista sobre "somos hijos de Abraham" (Mat 3,12), en la admisión al banquete escatológico (Mt 8,11) y sus paralelos.


EFESIOS 1, 3-6 y 15-18

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo en Cristo con toda clase de bendiciones espirituales, en el cielo. Ya que en Él nos eligió antes de la creación del mundo, para que fuésemos santos e irreprochables en su presencia, por amor. Nos predestinó a ser hijos adoptivos suyos por Jesucristo, conforme a su agrado; para alabanza de la gloria de su gracia de la que nos colmó en el Amado.

Por lo que yo, que he oído hablar de vuestra fe en Cristo, no ceso de dar gracias por vosotros, recordándoos en mi oración, a fin de que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, os dé espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo e ilumine los ojos de vuestro corazón para que comprendáis cuál es la esperanza a que os llama y cuál la riqueza de la gloria que da en herencia a los santos.

Esta carta (o tratado), de enorme riqueza temática, empieza por este párrafo exaltado, una especie de himno de bendición, en el que se cruzan muchos de los grandes temas teológicos propios de Pablo.

Se presenta a los cristianos como elegidos para la santidad, para ser hijos, para conocer a Dios, herederos de la riqueza del conocimiento de Dios. El texto de hoy está traído aquí sin duda por la frase: "que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, os dé espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo". Se entronca así con el tema de la Sabiduría expuesto en el texto del Eclesiástico.

Esta que conocemos como "carta a los Efesios" plantea muchos problemas sobre autenticidad paulina, sobre los destinatarios, etc. Es un tratado admirable, pero no obstante se pide que quienes hemos de predicar sobre este texto tengamos "espíritu de sabiduría y prudencia" y no saquemos conclusiones personales disparatadas aislándolos de sus contextos.

Dios es el Padre de nuestro Señor Jesucristo, como tantas veces en las dedicatorias de Pablo, y es llamado después "el Dios de nuestro Señor Jesucristo". Son expresiones que la cristología tradicional suele esquivar.

Se sigue usando la fórmula "hijos adoptivos", lo mismo que en Romanos 8,15, y en contraposición a las expresiones de los evangelios y las cartas de Juan, muy especialmente en 1 Jn 2 ss.

 

José Enrique Galarreta, S.J.

Read 9016 times
Login to post comments