Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

GÉNESIS 14, 18‑20 / 1 CORINTIOS 11, 23‑26

Written by
Rate this item
(28 votes)

CORPUS CHRISTI


GÉNESIS 14, 18‑20

Melquisedec, rey de Salem, ofreció pan y vino. Era sacerdote del Dios Altísimo, y bendijo a Abrahán diciendo:

"¡Bendito sea Abrahán de parte del Dios Altísimo, que creó el cielo y la tierra y bendito sea el Dios Altísimo, que ha entregado a tus enemigos a tus manos!".

Y Abrahán le dio el diezmo de todo.

Este texto presenta una antiquísima tradición. Melquisedec, Rey-Sacerdote de Salem (la primitiva Jerusalén, aún ciudad cananea), reconoce la acción de Dios en Abrahán. y Abrahán reconoce la acción de Dios en este sacerdote cananeo.

El signo del sacerdote es la presentación del pan y del vino. Abrahán por su parte le ofrece el diezmo.

Son "antecedentes lejanísimos" que la iglesia gusta de utilizar en su "ambientación" de la Eucaristía, aunque a nosotros nos resultan demasiado lejanos.


1 CORINTIOS 11, 23‑26

Yo he recibido una tradición, que procede del Señor y que a mi vez os he transmitido: que el Señor Jesús, en la noche en que iban a entregarlo, tomó pan y, pronunciando la acción de gracias, lo partió y dijo:

"Esto es mi cuerpo que se entrega por vosotros:

Haced esto en memoria mía."

Lo mismo hizo con el cáliz, después de cenar, diciendo:

"Este cáliz es la nueva alianza sellada con mi sangre:

Haced esto, cada vez que lo bebáis, en memoria mía"

Por eso, cada vez que coméis este pan y bebéis del cáliz, proclamáis la muerte del Señor, hasta que vuelva.

Esta carta de Pablo se escribe entre los años 54 y 57. Con esto queda claro que nos encontramos ante el más antiguo relato sobre la celebración de la eucaristía.

La ocasión la dan las dificultades de la iglesia de Corinto, y su deficiente celebración de la Cena del Señor. La celebración se hacía en casas particulares, al terminar la cena normal.

Cada uno llevaba sus alimentos, y se producían fuertes diferencias entre los ricos y los pobres, los que tenían mucho y los que tenían poco. Pablo, en primer lugar, devuelve el sentido de la celebración:

·Una tradición de la Iglesia que procede del mismo Señor.

·"En la noche en que iba a ser entregado": El pan y el vino son signos de la entrega hasta la muerte, ya próxima.

·El "memorial". No es sólo un recuerdo. Es la presencia de Jesús, en los mismos signos que Él quiso.

·"Hasta que vuelva". Es el alimento para el camino, y el anuncio de la Libertad definitiva, en el Banquete del Reino.

Después, Pablo saca las consecuencias de cómo debe celebrarse la eucaristía, y la aprovecha para hablar de la unidad de todo el Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia, y de los carismas de cada uno, para terminar con el Carisma Supremo, el amor.

El texto nos introduce, por tanto, en la esencia de la eucaristía, tal como se nos ha transmitido desde la primera generación de cristianos, tal como se celebraba cuando aún estaban vivos los testigos de la Última Cena.

 

José Enrique Galarreta, S.J.

Read 6748 times
Login to post comments