Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

ORACION A SANTA MARÍA DE NUESTRA LIBERACIÓN

Written by
Rate this item
(12 votes)

María de Nazaret, esposa prematura de José el carpintero,

aldeana de una colonia siempre sospechosa,

campesina anónima de un valle del Pirineo,

rezadora sobresaltada de la Lituania prohibida, indiecita masacrado de El Quiché,

favelada de Río de Janeiro,

negra segregada en el Apartheid,

harijan de la India,

gitanilla del mundo;

obrera sin cualificación, madre soltera, monjita de clausura;

niña, novia, madre, viuda, mujer.

 

Cantadora de la Gracia que se ofrece a los pequeños,

porque sólo los pequeños saben acogerla;

profetisa de la Liberación que solamente los pobres conquistan,

porque sólo los pobres pueden ser libres:

queremos crecer como tú,

queremos orar contigo,

queremos cantar tu mismo Magníficat.

 

Enséñanos a leer la Biblia -leyendo a Dios-

como tu corazón la sabía leer,

más allá de la rutina de las sinagogas

y a pesar de la hipocresía de los fariseos.

 

Enséñanos a leer la Historia

-leyendo a Dios, leyendo al hombre-

como la intuía tu fe,

bajo el bochorno de Israel oprimido,

frente a los alardes del Imperio Romano.

 

Enséñanos a leer la Vida

-leyendo a Dios, leyéndonos-

como la iban descubriendo tus ojos, tus manos, tus dolores, tu esperanza.

 

Enséñanos aquel Jesús verdadero,

carne de tu vientre, raza de tu pueblo, Verbo de tu Dios;

más nuestro que tuyo, más del pueblo que de casa,

más del mundo que de Israel, más del Reino que de la Iglesia.

Aquel Jesús que, por el Reino del Padre,

se arrancó de tus brazos de madre

y se entregó a la muchedumbre,

solo y compasivo, poderoso y servidor, amado y traicionado,

fiel ante los sueños del Pueblo,

fiel contra los intereses del Templo,

fiel bajo las lanzas del Pretorio,

fiel hasta la soledad de la muerte

 

Enséñanos a llevar ese Jesús verdadero

por los callados caminos del día a día,

en la montaña exultante de las celebraciones,

junto a la prima Isabel,

y a la faz de nuestros pueblos abatidos

que, a pesar de todo, Lo esperan.

 

María nuestra del Magníficat,

queremos cantar contigo,

¡María de nuestra Liberación!

Contigo proclamamos la grandeza del Señor, que es el único grande,

y en ti nos alegramos contigo, porque, a pesar de todo, Él nos salva.

 

Contigo cantamos, María, exultantes de gratuidad,

porque Él se fija en los insignificantes;

porque su poder se derrama sobre nosotros en forma de amor;

porque Él es siempre fiel,

igual en nuestras diversidades,

único para nuestra comunión,

de siglo en siglo, de cultura en cultura, de persona en persona;

porque su brazo interviene históricamente

-por intermedio de nuestros brazos, inseguros pero libres-

y porque un día intervendrá, definitivamente Él;

porque es Él quien desbarata los proyectos de las transnacionales

y sostiene la fe de los pequeños

que se organizan para sobrevivir humanamente;

porque vacía de lucros los cofres de los capitalistas

y abre espacios comunitarios

para el plantío, la educación y la fiesta

en favor de los desheredados;

porque derriba de su trono a todos los dictadores

y sostiene la marcha de los oprimidos

que rompen estructuras en busca de la Liberación;

porque sabe personar a su sierva, la Iglesia,

siempre infiel creyéndose señora,

siempre amada escogida, sin embargo,

por causa de la Alianza que El hizo un día con la sangre de Jesús.

 

María de Nazaret, cantadora del Magníficat, servidora de Isabel:

¡quédate también con nosotros, que está por llegar el Reino!;

quédate con nosotros, María,

con la humildad de tu fe, capaz de acoger la Gracia;

quédate con nosotros,

con el Verbo que iba creciendo en ti,

humano y Salvador, judío y Mesías, Hijo de Dios e hijo tuyo,

nuestro Hermano,

Jesús.

 

Pedro Casaldáliga

Read 9453 times
Login to post comments