Print this page

DESCARGA LA MOCHILA

Written by
Rate this item
(9 votes)

Ahora sí, Señor.

Ahora ya sé escuchar tu voz,

y creo en ella

a pesar de mis prejuicios y torpes decisiones.

 

¡Tanto tiempo cargado a tope,

con la mochila a la espalda,

sufriendo el cansancio desde el primer paso,

sudando la gota gorda,

sin poder levantar la vista,

doblegado y triste...

pensando que seguía tus huellas!

 

Pero Tú me has despertado

del falso sueño de la responsabilidad.

Has descargado mi mochila

de inútiles seguridades y falsas necesidades,

y me has dicho con voz amiga:

camina ligero de equipaje.

 

Y luego, como susurrando:

normas de obligado cumplimiento

y un culto externo y vacío

atan el cuerpo y el espíritu

y pesan demasiado para el camino.

Yo quiero corazones libres y limpios.

 

Ahora sí, Señor.

Ahora ya sé escuchar tu voz amiga

y su eco en el horizonte,

y estoy aprendiendo a aligerar mi espalda,

a caminar erguido

y a gozar de tu compañía.

 

Ahora sí, Señor,

camine o descanse,

te siento a mi lado,

y no me pesa la vida

ni el seguir tus huellas.

 

Florentino Ulibarri

Read 5263 times
Login to post comments