Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

AL IGUAL QUE ENTONCES

Written by
Rate this item
(1 Vote)

En aquel tiempo, eran los leprosos;

hoy, son los pobres económicos,

sociales, culturales y religiosos,

a los que podemos poner otros muchos nombres

- emigrantes, desplazados,

parados de larga duración,

ancianos, enfermos crónicos,

sin techo, mendigos, invisibles -

los que se sienten marginados

y condenados al ostracismo,

para no mostrar su mísero rostro

entre quienes andamos en público

todavía erguidos y orgullosos.

 

Y hoy, al igual que entonces,

hay que salir a las orillas de los caminos,

a las plazas y espacios públicos

a pedir lo que muchos tienen en abundancia

y a otros muchos les falta, y gritan,

aunque sean iguales en su condición humana:

hermanos en la fe

y ciudadanos libres.

 

Y hoy, al igual que entonces,

aunque nos parezca desconcertante,

hay que saltarse las "dignas costumbres",

las normas y leyes,

sean religiosas o civiles,

democráticas o eclesiales,

para dar a conocer lo que sucede,

pues no tenemos intercesores.

 

Y hoy, al igual que entonces,

tu palabra nos manda presentarnos

ante los jefes, gobernantes y sacerdotes,

para romperles sus esquemas y visiones,

y para que nos acepten como legales.

Y mal que les pese, solo podrán "exigirnos"

el presente que Tú instituiste como señal,

y que gustosamente ofreceremos en el altar.

 

Y hoy, al igual que entonces,

puede ser que nos volvamos "legales",

que cumplamos lo que nos dijiste,

y que pasemos, solícitamente, un momento

por el templo y por los medios de comunicación,

pero que nos olvidemos de lo más importantes:

volver, para darte las gracias entrañablemente

y descubrir que es la fe la que nos cura y salva.

 

Y hoy, al igual que entonces,

sólo uno de cada diez hombres o mujeres,

y además extranjero y mal visto,

se vuelve, te alaba y te lo agradece,

reconociendo el valor de tu palabra.

Pero es él, con su gesto y talante,

el que nos descubre para siempre,

el camino del Reino, y no los otros nueve.

 

Y hoy, más que entonces,

es necesario, aunque nos cueste,

mostrar la indigencia, la miseria

y el abandono en que muchos viven,

reivindicar lo que nos pertenece,

gritar al viento tanta protesta contenida,

no sentirnos culpables ni pecadores

y esperar que Tú nos escuches.

 

Florentino Ulibarri

Read 4144 times
Login to post comments