Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

SABIDURÍA 11, 23 - 12, 2 / 2 TESALONICENSES 1, 11 - 2, 2

Written by
Rate this item
(29 votes)

Domingo 31 del Tiempo Ordinario


SABIDURÍA 11, 23 - 12, 2

Señor, el mundo entero es ante ti como un grano de arena en la balanza, como gota de rocío mañanero que cae sobre la tierra.

Te compadeces de todos, porque todo lo puedes, cierras los ojos a los pecados de los hombres, para que se arrepientan. Amas a todos los seres y no odias nada de lo que has hecho; si hubieras odiado alguna cosa, no la habrías creado.

Y ¿cómo subsistirían las cosas si tú no lo hubieses querido? ¿Cómo conservarían su existencia si tú no las hubieses llamado?

Pero a todos perdonas, porque son tuyos, Señor, amigo de la vida. En todas las cosas está tu soplo incorruptible. Por eso corriges poco a poco a los que caen; a los que pecan les recuerdas su pecado, para que se conviertan y crean en ti, Señor.

Conocemos ya este libro, muestra magnífica de la "Sabiduría de Israel", por lo que se ampara bajo el nombre de Salomón, el sabio de los sabios de Israel. Compuesto en Alejandría en tiempos de Jesús o poco antes, es el último libro del Antiguo Testamento y se compone como un tratado de teología política, tratado de los grandes temas, la justicia, la sabiduría.

El fragmento que hoy leemos es un texto de elevada inspiración, que desarrolla una idea novedosa y profunda: la misericordia y la bondad como manifestación del poder, la clemencia y el perdón de Dios como fruto de su omnipotencia.

La omnipotencia crea porque ama y ama todo lo que crea; por eso, su poder se manifiesta en cuidar de la creación y dar siempre una nueva oportunidad al que peca. Es hermoso el nombre que se aplica a Dios: "Señor, amigo de la vida".

 

2 TESALONICENSES 1, 11 - 2, 2

Hermanos: siempre rezamos por vosotros, para que nuestro Dios os considere dignos de vuestra vocación; para que con su fuerza os permita cumplir buenos deseos y la tarea de la fe; y para que así Jesús nuestro Señor sea vuestra gloria y vosotros seáis la gloria de él, según la gracia de Dios y del Señor Jesucristo.

Os rogamos a propósito de la última venida de nuestro Señor Jesucristo y de nuestro encuentro con él, que no perdáis fácilmente la cabeza ni os alarméis por supuestas revelaciones, dichos o cartas nuestras: como si afirmáramos que el día del Señor está encima.

Pablo escribe esta segunda carta a los cristianos de Tesalónica saliendo al paso de las ideas de algunos que, esperando la inmediata llegada del fin de los tiempos, se negaban incluso a trabajar. Toda la carta es una exposición sobre los tiempos finales, que no son para Pablo inminentes, y una serie de exhortaciones a la vida piadosa "según la gracia de Dios y del Señor Jesucristo".

 

José Enrique Galarreta, S.J.

Read 7533 times
Login to post comments