Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

LIBERTADORES

Written by
Rate this item
(0 votes)

Queremos ser conscientes de la trascendencia de esta oración

que en nombre de nuestra comunidad te estamos dirigiendo,

a Ti, Dios Padre, Dios único, que creas y mantienes de continuo el universo.

Te agradecemos sinceramente todo lo que has hecho por nosotros.

No quisiéramos reincidir en esas viejas y equivocadas imágenes de Ti,

que te hacen lejano, controlador, justiciero, que favoreces a tus elegidos,

pero además también culpable de todos los males que sufrimos.

Confesamos que eres un Dios bueno, que nos amas a todos por igual,

y creemos que nos necesitas para erradicar los males de este mundo.

No debemos pedirte milagros, no eres Dios de rogativas,

somos nosotros quienes hemos de solucionar los problemas de la gente.

Bendito sea tu nombre, Señor.

Gracias por la vida, gracias por vivir en todos los seres humanos.

Nos alegra el alma entonar en tu honor este himno de alabanza.

 

Santo, santo...

 

Gracias, una vez más, Padre, por haberte manifestado en Jesús de Nazaret,

que pasó por este mundo haciendo el bien y haciéndolo todo bien.

Es tu humana encarnación, por eso, conociéndole, te conocemos a Ti,

siguiéndole, hacemos causa común para la implantación de tu Reino.

Asumimos el fuerte compromiso de imitarle, aunque nos lo ha puesto difícil.

A Jesús lo vemos siempre liberando de ataduras a los que se le acercan,

ayudando a los más necesitados, interesándose por los pobres y oprimidos,

conviviendo con todos, sin acepción de personas, ricos y pobres,

comprendiendo y valorando el corazón de cuantos se le acercan,

predicando la supremacía del hombre frente a la norma y la tradición.

Jesús no se arredró ante las amenazas y siguió adelante con su misión.

 

El mismo Jesús, la noche en que iban a entregarlo, cogió un pan,

te dio gracias, lo partió y dijo:

«Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros;

haced lo mismo en memoria mía».

 

Después de cenar, hizo igual con la copa, diciendo:

«Esta copa es la nueva alianza sellada con mi sangre;

cada vez que bebáis, haced lo mismo en memoria mía».

 

Este es el buen testimonio de Jesús, su vida, muerte y resurrección.

Envíanos tu espíritu, Padre Dios, que nos mueva a vivir como él.

Hemos llenado este mundo de calamidades, tenemos que aceptarlo,

nuestro primer deber es abrir los ojos y no mirar para otro lado.

Hacemos guetos de marginados, cuando no los expulsamos del país.

Cerca y lejos, en todas partes, muchos hermanos están pasando hambre.

No podemos contentarnos, Dios y Padre nuestro, con rezarte cada domingo.

Tenemos que apoyar la paz y el entendimiento donde haya conflicto y guerra,

Tenemos que provocar la alegría y sembrar esperanza,

solucionando los problemas reales de los que sufren injusticias y pobreza.

Haz que se nos conmueva el alma, que nos salga de dentro ayudarles.

Te damos gracias, Señor, porque inspiras y motivas a mucha buena gente

que ya luchan por tu Reino en parroquias, misiones y ONGs.

Confírmalos, Señor, para que no se sientan cansados y no desfallezcan.

Unidos a la gran comunidad universal que desea y espera un mundo mejor,

brindamos con la esperanza de hacerlo entre todos más justo y solidario.

Por Jesús tu hijo y hermano nuestro.

AMÉN.

 

Rafael Calvo Beca

 

PRINCIPIO

Aquí estamos, Padre, tus hijos pecadores,

hartos de nuestra mediocridad y nuestros fallos:

venimos a tu mesa porque te necesitamos,

porque sabemos que siempre nos perdonas y nos acoges.

Gracias, Padre, por Jesús, tu Hijo, nuestro Señor.

 

OFRENDA

Jesús se dio a todos, es nuestro pan y nuestro vino;

nosotros también queremos gastar nuestra vida como él;

para mostrarlo ponemos en tu mesa

nuestro pan y nuestro vino, nuestra vida entera;

conviértela Tú en pan y vino para nuestros hermanos.

Por el mismo Jesús, tu hijo, nuestro Señor.

 

DESPEDIDA

Gracias Padre por ser como eres,

porque en esta mesa nos acoges, nos perdonas, nos alimentas.

Gracias por Jesús, que nos mostró tu rostro y tu corazón.

Te damos gracias por la Eucaristía y por Jesús, tu mejor regalo.

 

José Enrique Galarreta

Read 1472 times
Login to post comments