Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

LIMOSNAS Y LIMOSNAS

Written by
Rate this item
(6 votes)

Acción de gracias

Señor Dios nuestro, nos hemos reunido hoy,
un domingo más, en tu nombre, en comunidad de fe,
porque creemos en Ti,
aunque sea pobremente, torpemente.

Para empezar esta oración te damos las gracias por la Vida
y por el milagro de nuestra propia existencia.
Te llamamos Padre y Madre, con razón,
porque eres un Dios bueno. Gracias por ser como eres.

Te agradecemos también que haya tanta buena gente
que continúa tu obra de amor en el mundo,
que da consuelo a los que sufren
y dedican su vida a ayudar a los demás.

Que el himno que ahora te dirigimos
sea un himno de acción de gracias por tu bondad infinita
y por la que vemos reflejada en muchos de los hermanos.

 

Memorial de la Cena del Señor

En especial, queremos darte las gracias, por tu hijo Jesús,
prototipo de humanidad, paradigma del ser humano.

Gracias, porque con su manera de ser
y en su buen hacer de cada día,
nos descubre una amplia perspectiva.

Creer en él, creer en su mensaje,
apostar por su liderazgo y seguirle,
nos impulsa a salir de nosotros
y a encontrarte en nuestros prójimos,
nos hace ser más humanos, nos motiva, nos genera vida.

Este es el auténtico sentido de la eucaristía:
que Jesús, en vida y hasta su muerte,
se nos dio por entero, con la misma sencillez
que partía el pan y lo repartía entre todos.
o les dio a beber de su propia copa de vino.

 

Invocación al Espíritu de Dios

Esto es lo que significa este sacramento del pan y el vino:
que Jesús nos entregó toda su vida
y Tú, Padre Dios, le tienes contigo.

Nuestra eucaristía no puede quedarse en puro rito.
Queremos ser mínimamente consecuentes con nuestra fe
y cumplir los compromisos más elementales que implica.

Si te llamamos Padre nuestro,
debemos ser capaces de querer y de ayudar
no sólo al hermano que está a nuestro lado,
también a quienes malviven al otro lado de la calle.

Danos el coraje de abrirles la puerta de casa
y compartir con ellos el pan que sobra en nuestra mesa.

Seremos pobres de espíritu
si no somos generosos y desprendidos.

Seremos infelices
si no sabemos disfrutar de las cosas en compañía.

Porque la medida de nuestra dádiva
no puede ser lo que nos sobra, lo que no necesitamos,
sino lo que a otros les falta.

Bendito seas, Padre, y bendito sea tu hijo Jesús.
Por él y con él queremos vivir para siempre
bendiciendo tu nombre.
AMÉN.

 

Read 788 times
Login to post comments