Print this page

ENFERMEDAD Y MUERTE

Written by
Rate this item
(8 votes)

Acción de gracias

Es nuestro deber y nos satisface
darte las gracias por toda la creación,
por nuestra propia existencia.

Aunque estamos inmersos en problemas y enfermedades,
y nos acecha la muerte,
recurrimos a Ti para que disipes nuestros miedos.

Tú eres el Dios liberador,
esperanza de los que sufren opresión,
de los que viven sometidos, como esclavos.

Tú eres el Dios bueno,
en el que ponen su fe los pobres de este mundo.
Tú eres nuestro Padre, nuestra Madre,
confiamos en Ti, nos acogemos a tu providencia.

Gracias, Padre santo, por inspirar tu Espíritu
a tantas buenas personas que cuidan
de los hermanos enfermos, minusválidos, moribundos…

Unidos ahora a toda la gente de buena voluntad,
que son muchos, porque no estamos solos en este empeño,
recitamos en tu honor este himno de alabanza.

 

Memorial de la Cena del Señor

Gracias, Señor, te agradecemos especialmente
la presencia de tu hijo Jesús en nuestra historia,
una presencia que todavía hoy sentimos junto a nosotros.

Jesús ha sido el hombre que mejor te ha conocido,
y por él sabemos que eres sencillamente nuestro Padre
y que cada uno de nosotros
es para Ti tan querido como si fuera hijo único.
Nos ha infundido una plena confianza en Ti.

Jesús ilumina también nuestro caminar por la vida
Y nos enseña a luchar y a superar las dificultades,
las que inevitablemente padecemos nosotros
y sobre todo las que sufren nuestros prójimos.

Jesús ha ido por delante, se dedicó por entero a los demás,
a curar enfermos del cuerpo y del espíritu,
a repartir felicidad y vida.

 

Invocación al Espíritu de Dios

Recordamos ahora la vida de Jesús,
que aún late en tu regazo de Padre,
una vida que truncó momentáneamente su pasión y muerte.
Queremos asumir plenamente el legado de Jesús,
cumplir su encargo, seguir sus huellas.

Necesitamos la fuerza de tu Espíritu,
para superar nuestras muchas limitaciones,
nuestra natural y endémica debilidad.

Danos la sensibilidad que demostró Jesús
al curar la enfermedad de la hemorroísa.

Danos su tesón, su ánimo de lucha,
el que le valió para salvar a la hijita de Jairo,
que no nos echemos atrás por los contratiempos.

Queremos hacernos cargo al menos
de los hermanos más indefensos, los enfermos,
cuidarlos, consolarlos, acompañarlos
y compartir con ellos los bienes que disfrutamos.

Brindemos por la esperanza en un mundo mejor,
libre, liberado ya de los muchos problemas
que están en nuestra mano darles solución...

...y para que sepamos encajar y aliviar
los males que por nuestra fragilidad son inevitables
los males endémicos de nuestra naturaleza.

Brindamos pues por la vida, por Jesús y con Jesús.
AMÉN.

 

Read 479 times
Login to post comments