Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

DIOS DE VIDA

Written by
Rate this item
(0 votes)

Padre nuestro que estás en el cielo, en la tierra,

en todo el universo y en todos y cada uno de nosotros.

Te alabamos y te damos gracias, Dios y Señor nuestro,

porque eres fuente y manantial perpetuo de la vida.

Gracias, Señor de la vida, porque eres bueno y nos das vida.

En Ti y por Ti vivimos. Gracias porque nos envuelves y nos sostienes.

Bendito seas, Padre Dios, porque no necesitas otros templos donde estar.

Bendito seas, Dios nuestro, porque somos tu templo preferido.

Hoy nos estorban las palabras, queremos sentirte dentro.

En nombre de toda la humanidad, te bendecimos

y entonamos en tu honor este canto de alabanza.

 

Santo, santo...

 

Gracias, Dios y Padre, porque te has manifestado en tu hijo Jesús,

y conocemos tu voluntad por sus palabras y sus hechos.

Por él sabemos, Señor, que no quieres sacrificios ni rezos rutinarios

sino amor práctico y efectivo a los demás.

Que debemos velar por mantener el amor entre nosotros

y garantizarnos unos a otros fidelidad y leal amistad.

Y que por encima de todo nuestra mayor preocupación ha de ser

cuidar de nuestros prójimos más necesitados.

Jesús nos ha precedido con su ejemplo,

fue consecuente con lo que proclamaba

y comprometió su vida para trasmitirnos tu mensaje de vida.

Le condenaron en un juicio injusto a morir en una cruz

pero nos había enseñado que su cuerpo, como el nuestro, era templo tuyo,

y resistente por eso a la muerte.

Recordamos ahora con cariño su despedida, su testamento.

 

El Señor Jesús, la noche en que iban a entregarlo, cogió un pan,

Te dio gracias, lo partió y dijo:

«Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros;

haced lo mismo en memoria mía».

 

Después de cenar, hizo igual con la copa, diciendo:

«Esta copa es la nueva alianza sellada con mi sangre;

cada vez que bebáis, haced lo mismo en memoria mía».

 

Agradecemos la entrega de Jesús que le llevó a la muerte,

confiamos en tu amor infinito que le ha llevado de nuevo a la vida

y deseamos que Jesús nos acompañe en el camino hacia ti.

No eres Dios que se complazca con sacrificios y rezos,

eres Dios de vida y nos quieres compartiendo vida,

alegrándoles la vida a los demás, sirviéndoles siempre de buen grado,

atendiendo a los más necesitados, resolviéndoles sus muchos problemas.

Sabemos que no te contentan los grandes templos y ritos suntuosos

sino la sencillez de corazón y la austeridad.

Por eso queremos ofrecerte una liturgia sin artificios y cercana,

y comunicarnos contigo en una oración íntima y sentida.

Bendice, Señor, a tu Iglesia para que plasme el mensaje evangélico

en su organización, en sus celebraciones y en todas sus obras.

Gracias de nuevo. Padre bueno,

porque nuestros familiares difuntos disfrutan ya de tu paz.

Nos unimos ahora en oración a tu hijo Jesús

y en la compañía de todos los creyentes y personas de buena voluntad,

queremos bendecir tu santo nombre, ahora y por toda la eternidad.

AMÉN.

 

Rafael Calvo Beca

 

PRINCIPIO

Míranos, Padre; somos tus hijos,

avergonzados de nuestra mediocridad

y agradecidos porque siempre nos perdonas.

Gracias Padre, porque nos invitas a tu mesa.

Por Jesús, tu hijo, nuestro Señor.

 

OFRENDA

Jesús, grano de trigo, se sembró sin condiciones

para ser alimento de muchos.

Queremos que nuestra vida sea como la suya:

por eso la ponemos ahora en tu mesa, nuestro pan y nuestro vino,

nuestra carne y sangre, nuestra vida entera.

Por Jesús, tu hijo, nuestro Señor.

 

DESPEDIDA

Gracias Padre por la esperanza.

Gracias porque el futuro que nos prometes.

Gracias porque nos alimentas para la vida que no acaba.

Gracias porque podemos fiarnos de Ti.

Gracias, Padre, por Jesús, nuestro Señor.

 

José Enrique Galarreta

Read 1296 times
Login to post comments