Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

VESTIR AL DESNUDO

Written by
Rate this item
(15 votes)

No sirve de mucho la riqueza en los bolsillos, cuando hay pobreza en el corazón (Papa Francisco)

Mt 25, 31-46. Les dijo el Señor: Porque tuve hambre y medisteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui inmigrante y me acogisteis, estaba desnudo y me vestisteis, encarcelado y me vinisteis a ver (v 35).

La intención de su discurso no es describir los acontecimientos finales, sino inculcar la debida preparación para superar con éxito la prueba final.

Los que son recibidos en el reino, son los que tuvieron amor misericordioso con el prójimo.

Y las mejores formas de manifestar este amor, se encuentran en Isaías 58, 7, cuando dice: “Compartir tu pan con el hambriento, hospedar a los pobres sin techo, vestir al denudo y no despreocuparte de tu hermano”.

1 El Greco San Martn y el mendigo

La doctrina de Jesús excluye toda acción interesada como el actuar para conseguir recompensas divinas, tergiversando así la verdadera religión.

Su doctrina se centra en el servicio caritativo al prójimo necesitado, y de este modo, las obras de misericordia realizadas por amor, aparecen libres de cualquier limitación que condicione su valor.

También fuera del ámbito visible de los discípulos y de la Iglesia, puede acontecer el reino, que también acontece más allá de las fronteras visibles, lo cual ha venido a llamarse el cristianismo anónimo.

Aunque, por otro lado, esta enseñanza de Jesús, se dirige a los cristianos que han descuidado su compromiso práctico para despertarles de su letargo y recordarles que el destino de cada uno se decide en la actitud que tenga ante los necesitados.

El papa Francisco dijo: “No sirve de mucho la riqueza en los bolsillos, cuando hay pobreza en el corazón”.

Poema que personalmente dedico al dominico Fray Emilio, gran poeta y a Luis Piedra, buenos amigos recientemente fallecidos:

 

VESTIR AL DESNUDO

Arrullasteis los dos mi mente y la vestisteis
cuando desnuda andaba tu palabra,
vagando por la existencia.

Tú, Emilio,
vistiendo mi memoria con tus versos,
y zurcida, dentro de la piel de mis recuerdos,
“con la historia interna de las luces y sombras que te habitan”
(libro El Manantial pág. 20)

Y tú Luis,
bordando silenciosa música callada,
con tu tan elocuente silencio,

Aullaba el viento de ambos desde el cielo,
cuyo eco resonaba intensamente
por el valle del Narcea y el lago de Parquelagos.

Bajaron ángeles del cielo a buscar vuestra alma blanca
cuando la luna se mecía en la alborada,
colgándola de dos estrellas: Alnilam y Mintaka
en el Cinturón de la Constelación Orión.

Y el coro de los arcángeles,
entonó el salmo 103 versículo primero:

“Bendice alma mía, al Señor Dios mío:
eres inmenso y te revistes de majestad y belleza”

 

Vicente Martínez

Read 852 times
Login to post comments