Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

EZEQUIEL 37, 12-14 / ROMANOS 8, 8-11

Written by
Rate this item
(14 votes)

Domingo 5º Cuaresma ciclo A

 

EZEQUIEL 37, 12-14

Esto dice el Señor:

Yo mismo abriré vuestros sepulcros

y os haré salir de vuestros sepulcros, pueblo mío,

y os traeré a la tierra de Israel.

Y cuando abra vuestros sepulcros

y os saque de vuestros sepulcros, pueblo mío,

sabréis que soy el Señor:

os infundiré mi espíritu y viviréis;

os colocaré en vuestra tierra

y sabréis que Yo el Señor lo digo y lo hago.

Oráculo del Señor.

Ezequiel es un sacerdote, compañero del profeta Jeremías, que anuncia al pueblo el castigo de Dios por su infidelidad. Cuando Jerusalén es conquistada y destruida por Nabucodonosor, (año 598) Ezequiel es deportado a Babilonia. Vive desterrado en Babilonia y profetiza allí, anunciando al pueblo su "resurrección", es decir, el regreso del destierro.

Debemos recordar que estas imágenes son más sorprendentes aún teniendo en cuenta que el pueblo de Israel no cree aún en la vida después de la muerte, y que por tanto las imágenes de la resurrección les resultan en extremo expresivas.

En el texto se presenta además el espíritu, que se infunde a los cuerpos para que sean vivientes. Es un claro paralelo con la creación del ser humano en el capítulo segundo del Génesis, cuando Dios sopla en las narices del hombre su propio aliento, y así el hombre resulta un ser viviente.

 

ROMANOS 8, 8-11

Hermanos: los que están en la carne no pueden agradar a Dios. Pero vosotros no estáis en la carne, sino en el espíritu, ya que el Espíritu Santo habita en vosotros. El que no tiene el espíritu de Cristo, no es de Cristo.

Si Cristo está en vosotros, el cuerpo está muerto por el pecado, pero el espíritu vive por la justicia. Si el espíritu del que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, el que resucitó de entre los muertos a Cristo vivificará también vuestros cuerpos mortales, por el mismo espíritu que habita en vosotros.

Es un texto clásico de Pablo, en que se subraya la oposición entre "la carne" y "el espíritu". La carne es la vida sin Dios, el Espíritu es lo que da verdadera vida al ser humano, que, sin él, no es más que carne, y su fin es la corrupción.

El cuerpo se toma como sinónimo de la carne, del hombre sin espíritu. Y se presenta la resurrección de Jesús como modelo de nuestra propia resurrección.

Dios es el que da la vida, la vida material orgánica, pero, sobre ella, La Vida del Espíritu.

 

José Enrique Galarreta, S.J.

Read 8020 times
Login to post comments