Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

ZAHORÍ

Written by
Rate this item
(12 votes)

En mi pueblo había muchos. Personas que con una varita o con una varita o con un péndulo iban indicando dónde había agua en el subsuelo. Y su trabajo era indispensable antes de hacer un pozo o estudiar una posible fuente.

Cierto que lo hacían con un tanto de misterio y no les gustaba que nadie lo presenciase.

Lo bueno era que sacaban agua y acertaban ¡a qué profundidad!

Esto me sugiere que hoy necesitamos también “zahoríes” a la hora de evangelizar. Personas que sepan leer, detectar, descubrir la presencia de Dios ahí en las personas con las que trato.

Primero se necesita la varita mágica. Esa es mi actitud de fe, mi olfato cristiano que siento dónde se realiza el Reino de Dios, dónde se dan los valores del Reino de Dios.

Si a una persona yo le echo un chaparrón de mensaje cristiano, le inundo, le mojo, pero es agua que va corriendo y apenas queda nada en el cuerpo. Igual, lo mismo hago muchas veces cuando echo un sermón y cae como chaparrón a las personas. Me falta escucharlos, descubrir la presencia de Dios, pues, antes de que yo vaya a las personas, Jesús ya está ahí. Se trata de sintonizar igual que el imán acoge los materiales que le son propios.

El zahorí utiliza una técnica ancestral llamada radiestesia que estimula la consciencia de los sentidos, normalmente con la ayuda de elementos que amplifican las radiaciones, como el péndulo o varillas.

Necesitamos lo que estimule la consciencia de mis sentidos, de mi adhesión a Jesús, para que quede pegado a Él, con la ayuda de la palabra, pero sobre todo del silencio cuando yo anuncio el evangelio. Ahí tenemos algunas pistas que nos han dado Jesús: “lo que hacéis a uno de los pequeños, a mí me lo hacéis” “Donde están dos o más reunidos en mi nombre, ahí estoy yo”.

Para ello, puedo usar más que lecciones, parábolas de hoy, porque eso me va a acercar a la presencia de Jesús.

Si la teología de Jesús no consistía en construir el Reino, sino acogerlo, la pedagogía de Jesús no puede ser el anuncio, hablar, hablar, hablar, sino escuchar, escuchar, escuchar. Con todos los sentidos. Vamos descubrir el agua como el zahorí.

 

Gerardo Villar

Read 519 times
Login to post comments