Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

DOMINGO DE RAMOS CICLO A

Written by
Rate this item
(0 votes)

Realmente es nuestra obligación darte gracias, Padre Dios,

y de modo especial en esta solemnidad del Domingo de Ramos,

porque obra tuya es el universo entero y lo sigues sosteniendo,

porque somos fruto de tu amor y nos mantienes en la vida.

Es justo que te demos gracias porque eres un buen Dios,

que amparas y proteges a todos los seres humanos por igual,

sin reparar si somos más ricos o más pobres, más o menos cultos,

creyentes o no, más o menos cumplidores.

Para ti, sólo somos hijos tuyos, todos somos tus hijos. Gracias, Padre.

Queremos ahora unir nuestras voces a las de todo el género humano

y aclamarte, proclamar tu bondad infinita y bendecir tu nombre.

 

Santo, santo...

 

Queremos dedicar la semana que hoy comienza a recordar agradecidos

los últimos días de la vida de tu hijo Jesús, su pasión y su muerte.

Tenemos vivas todas las imágenes de sus sufrimientos

a lo largo de aquel primer vía crucis,

y de verdad que nos siguen doliendo en el alma.

Pero también queremos ser conscientes de que otros muchos hijos tuyos

están ahora sufriendo en sus carnes toda una pasión,

que se nos están muriendo de hambre y sed y toda suerte de violencias.

Cuando Jesús vio inminente su muerte, se despidió de sus amigos

y nos explicó en dos gestos y unas pocas palabras

que nuestra vida, como la suya, no puede tener otro sentido

que entregarla por amor a tantos hermanos que imploran nuestra ayuda.

 

Jesús, la noche en que iban a entregarlo, cogió un pan,

dio gracias, lo partió y dijo:

«Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros;

haced lo mismo en memoria mía».

 

Después de cenar, hizo igual con la copa, diciendo:

«Esta copa es la nueva alianza sellada con mi sangre;

cada vez que bebáis, haced lo mismo en memoria mía».

 

Envía tu Espíritu en medio de nosotros,

para que caminemos por el sendero que Jesús nos enseñó.

En un mundo en crisis, donde la esperanza brilla por su ausencia,

queremos ser profetas de la esperanza, en el nombre de Jesús.

En un mundo triste, dónde predominan las malas noticias,

queremos ser portadores de consuelo y de buena nueva.

En un mundo que malvive en situaciones de opresión y miseria,

queremos estar del lado de los excomulgados de la vida.

Y denunciar formalmente, como Iglesia de Jesús,

las injusticias que sufren, por las que mueren,

tantos seres humanos, hermanos nuestros.

Te agradecemos, Señor, ahora todo lo bueno

que han hecho por nosotros nuestros familiares difuntos,

que ya sólo viven en ti.

Nos unimos en una sola comunidad a todos los creyentes, cristianos o no,

para prometerte que pondremos todo nuestro empeño

en hacer un mundo más justo y solidario.

AMÉN.

 

Rafael Calvo Beca

 

PRINCIPIO

Reunidos alrededor de esta mesa vamos a contemplar la Pasión de Jesús.

Te pedimos, Padre, que esta contemplación

aumente nuestra fe y nuestro amor

y nos anime cada vez más a comulgar con Él.

Por Jesús, tu hijo, nuestro Señor.

 

OFRENDA

Este pan y este vino es nuestra carne y nuestra sangre, nuestra vida entera.

En comunión con Jesús,

queremos que sea una ofrenda completa a nuestros hermanos.

Por Jesús, tu hijo, nuestro Señor.

 

DESPEDIDA

Gracias, Padre, porque en Jesús te podemos conocer.

Gracias por su valor y por su entrega.

Gracias porque en la eucaristía podemos comulgar con Él.

Te damos gracias, Padre, por Jesús, tu hijo, nuestro Señor.

 

José Enrique Galarreta

Read 2729 times
Login to post comments