Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

LA AGRESIVIDAD

Written by
Rate this item
(17 votes)

Mucho se dice y se escribe sobre la violencia doméstica. Pero descubro una razón profunda que no se suele decir normalmente. Es que percibo una agresividad muy fuerte en las relaciones diarias. En nuestro hablar. Queremos imponer nuestra visión y salirnos con la nuestra. Cuanto más agresividad expresan los políticos parece que tienen más votos.

Esta es la frase que yo pondría como esencial en nuestras falsas relaciones: “salirme con la mía”. Muchas decepciones y fracasos diarios nos llevan a querer resarcirnos y dominar.

La agresividad que nos es necesaria para funcionar con garbo, la empleamos en defendernos. Y damos un poso más: queremos dominar.

Tenemos una gran deficiencia en el diálogo. Queremos dominar, ganar, vencer. No aceptamos el fracaso, el no llevar razón, ni el perder.

Vivimos para la victoria, para ganar siempre. Imponernos. Apenas funciona la empatía. Necesitamos formación en estos valores de escucha, respeto, acogida, no imposición.

Una línea educativa, transversal en todas las etapas de la vida, ha de consistir en aprender a respetarnos, a no imponer nuestra visión. Esto va costar muchísimo. Y será preciso crear toda clase de medios, aulas, talleres, centros educativos en la escucha y el respeto.

Hacemos una sociedad para ganar, y hay que crear una sociedad para ser iguales y servir. Necesitamos prepararnos en la gran asignatura: saber perder.

En la sociedad hay mucho de dominio y muchas personas viven subyugadas, dominados, mandadas, explotadas y eso produce ganas de superar, de dominar, de devolver el golpe. Hacemos una vida en constante lucha. Mientras no lleguemos a la paz fraterna, al enriquecimiento mutuo, no habrá sociedad en paz.

La sociedad la hemos hecho muy agresiva porque desde el mando del dinero, la política, la ciencia, los medios de comunicación, las estructuras políticas y militares… se maneja, se controla y se domina a las personas con el lenguaje de ganar y perder.

Hasta que descubramos: gana el que sabe perder.

La violencia doméstica es una explosión de la violencia que llevamos cada uno y con la que vivimos e intentamos ganar, dominar, hacer lo que nos apetece.

Necesitamos un ingente esfuerzo a todas las edades: crear personas, crear sociedad de empatía, de escucha, de respeto, de no sentirme mal porque me sienta contrariado. Lo importante es lo que yo sea y que lo sea con los demás.

 

Gerardo Villar

Read 876 times
Login to post comments