Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

LA MORAL SEXUAL HA QUEDADO DESFASADA Y ES MAYORITARIAMENTE RECHAZADA INCLUSO POR LOS CATÓLICOS PRACTICANTES

Written by
Rate this item
(5 votes)

El Foro de curas de Bizkaia, respondiendo a la invitación que se ha hecho a toda la diócesis para preparar un nuevo Plan de Evangelización damos a conocer nuestra aportación confiando en que será tenida en cuenta a la hora de determinar los objetivos y los medios con los que nuestra Iglesia pretende anunciar el Evangelio en nuestro pueblo.

Antes de entrar a valorar “la mirada creyente a la sociedad y a nuestra iglesia” que se nos propone en el documento enviado, nos ha parecido necesario señalar la necesidad de establecer un marco general desde el que se puedan determinar con mayor precisión y realismo los objetivos pastorales que se han de aprobar. Las características de nuestra sociedad y también de nuestra Iglesia no se pueden entender al margen de una cultura que se ha globalizado.

Esa cultura difunde unos valores que difieren notablemente de los que tradicionalmente hemos vivido en nuestro pueblo y se manifiestan en la manera de pensar y de vivir las relaciones sociales, económicas, políticas, familiares y también las religiosas. Por ese motivo habrá de ser tenida muy en cuenta a la hora de proponer los valores del evangelio de Jesús en nuestro pueblo; unos valores que hoy, más que en otras épocas, se han convertido en valores contraculturales.

Pensamos que sería necesario determinar un “hecho mayor”, una “ponencia cero” que recoja alguna de las dimensiones de esta cultura que está condicionando el desarrollo de nuestra sociedad y de nuestra iglesia. Así se evitaría, también, la aprobación de excesivos objetivos pastorales que dispersarían la atención y malgastarían los pocos recursos pastorales de que disponemos.

En nuestra reflexión compartida se han sugerido algunos “hechos mayores” que podrían ser recogidos en una presentación del nuevo Plan de Evangelización.

La cultura neoliberal que todo lo impregna y que nos hace buscar la satisfacción personal o familiar como el fin primero en las relaciones sociales. Se trata de conseguir el bienestar a costa de lo que sea y de quien sea. Esa “calidad de vida” es un auténtico ídolo que compite con el Dios de Jesucristo al que no se duda en poner a su servicio y se sostiene gracias a que ha conseguido globalizar la indiferencia para no sentirnos culpables de las condiciones infrahumanas a las que hemos condenado a gran parte de la humanidad.

La economía de mercado extendida como el único modelo de relaciones no sólo económicas sino de todo orden. Es la “economía que mata”, en palabras del Papa Francisco, que nos ha llevado a la cultura del descarte desechando a las personas como si fueran cosas inservibles porque no producen y provocando procesos migratorios de multitudes humanas que no se acogen en los países que deberían integrarlos. Esta economía lo ha contaminado todo, y todos la padecemos como víctimas o como cómplices.

Secularización

El proceso de secularización es otro “hecho mayor” que afecta muy directamente a la Iglesia, sobre todo en Europa. Un proceso que ha vaciado los templos y está convirtiendo a las comunidades cristianas - parroquias, asociaciones, órdenes y congregaciones religiosas - en grupos minoritarios. La actual debilidad y vulnerabilidad de la Iglesia se convierte así en un dato sociológico que puede justificar el repliegue y conducirnos a convertirnos en sectas o guetos sin presencia ni significación en la sociedad; a ser un residuo más que un resto. Muchos pensamos, como se dice en el documento de la consulta, que estamos en un cambio de época más que en una época de cambios y que esta debilidad puede ser una oportunidad para la renovación de la Iglesia.

Entramos también a valorar los rasgos con los que se dibuja la situación de nuestra sociedad y de nuestra Iglesia.

En relación con la situación de la sociedad

La desigualdad. No queda suficientemente recogido a nuestro parecer, la desigualdad creciente de nuestra sociedad con unos pobres cada vez más pobres y unos ricos cada vez más ricos. La pobreza se ha cronificado y nos hemos resignado a esta situación como si no tuviera remedio. Además sólo se reconoce el trabajo por su salario y se descarta que sea una actividad necesaria para el desarrollo de la persona. Sin trabajo, como ha dicho el Papa, no hay dignidad.

La democracia no se acaba de asentar entre nosotros. La participación ciudadana, el diálogo, la consulta, la búsqueda del bien común no son valores debidamente promovidos ni asumidos y ha crecido la desconfianza en la política y en los políticos, sobre todo, por la proliferación de actividades políticas corruptas. El crecimiento tan significativo de partidos políticos de “extrema derecha” es otro dato preocupante que debemos tener en cuenta, más aún, cuando algunos de sus representantes hacen confesión de fe católica en sus manifestaciones públicas.

La emigración. La integración con los emigrantes es una tarea pendiente. Por ahora hay tolerancia ante su presencia pero no se reconocen sus derechos porque no se reconoce su igualdad como personas. Hay más rechazo que integración.

La familia y las relaciones de pareja. Una configuración familiar plural y unas relaciones de pareja que se manifiestan en formas novedosas para la sociedad. Familias con dificultades de conciliación que, con el trabajo de la pareja fuera del hogar y con los contratos temporales y precarios, no se sienten en condiciones para tener hijos ni para cuidar a los ancianos. Hay más mascotas que niños en Bilbao.

En relación con nuestra Iglesia

Se dibuja la situación de la Iglesia con perfiles clericales y sacramentales como si ello fuera lo fundamental a tener en cuenta en el Plan de Evangelización.

La tarea educativa desarrollada por la Iglesia es una fortaleza pero a la vista de las dificultades que se manifiestan en el ámbito educativo para promover la experiencia de Dios y la pertenencia a la comunidad cristiana habría que señalarla como una debilidad. Lo mismo cabe decir de la Escuela de Magisterio - BAM - en relación con la formación de un profesorado cristiano.

La presencia del laicado es una fortaleza en la que se sostienen la mayoría de las asociaciones, parroquias y servicios pastorales de nuestra diócesis. Pero mientras el laicado siga supeditado a la autoridad del ministerio ordenado, su presencia se debilitará y pondrá en crisis la misión de la Iglesia. La sinodalidad practicada de forma ejemplar en la celebración de la Asamblea Diocesana del 83 no se ha mantenido y se toman decisiones que afectan a la vida pastoral sin contar suficientemente con el pueblo de Dios ni con sus Consejos representativos. Cuando los Consejos pastorales son meramente consultivos, la responsabilidad del laicado puede quedar desautorizada; si no hay co-decisión no podrá haber co-responsabilidad.

Otro tanto y más tenemos que decir de la presencia de la mujer en la Iglesia. Son ellas la mayoría del laicado que sostiene la actividad de la Iglesia pero son discriminadas a la hora de ser promovidas a los ministerios y a la hora de compartir responsabilidades pastorales. Es esta una de las mayores y más graves debilidades de la Iglesia Universal que afecta también a nuestra diócesis.

La imagen de la Iglesia ha sido gravemente deteriorada por los múltiples casos de abusos a menores cometidos por clérigos. Lo más grave es ciertamente el daño causado a las víctimas, pero, al hacer este análisis de nuestras fortalezas y debilidades, no podemos dejar de señalarlo como un pecado que ha dañado de forma irreparable a la credibilidad de la Iglesia.

Es una gran debilidad que daña a nuestra diócesis la falta de análisis compartido a la hora de promover y acompañar algunas actividades pastorales. Desde hace unos años se han promocionado nuevos movimientos y grupos. Pero no se ha realizado ninguna evaluación en los Consejos diocesanos de estos movimientos en orden a valorar su capacidad evangelizadora en nuestra diócesis. Han contado con el apoyo explícito de los dos últimos obispos y actúan como planes de pastoral no oficiales pero reales que no se consultan ni se informa de su actuación y desarrollo. Esta forma de actuar en la pastoral debilita la comunión en esta diócesis que pretende elaborar un Plan de Evangelización al ser una única comunidad presidida por el Obispo; pero el Obispo parece que tiene otros planes que no se dan a conocer.

Nos preocupa también la involución que se está dando en las celebraciones litúrgicas y en el cultivo de la espiritualidad. La celebración de los sacramentos que son los símbolos que identifican nuestra relación con Dios y nuestra pertenencia a la Iglesia no se han actualizado desde la celebración del Vaticano II.

La moral sexual se ha quedado desfasada y es mayoritariamente rechazada incluso por los mismos católicos practicantes. Las reiteradas declaraciones de la jerarquía en estos temas debilitan la imagen de la iglesia y le hacen perder credibilidad también en otros temas doctrinales y morales.

En resumen

Estos son los temas y situaciones que hemos señalado como prioritarios a la hora de preparar el nuevo Plan de Evangelización.

Agradecemos la consulta que se hace a toda la diócesis. Como ejercicio de sinodalidad no sólo vertical sino horizontal, publicaremos este texto en nuestra página web, además de enviarla, claro está, por los canales habilitados.

 

Foro de curas de Bizkaia

Read 813 times
Login to post comments