Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

ENTRELAZAR MIRADAS Y PALABRAS. ENSAYOS DE TEOLOGÍA FEMINISTA, DE CARMIÑA NAVIA VELASCO

Written by
Rate this item
(6 votes)

teologia fem

Este libro sistematiza el aporte y experiencia religiosa de mujeres que a lo largo de los siglos han sido invisibilizadas en la historia. Su motivación es la búsqueda de referentes femeninos que sirvan de soporte para el trabajo con mujeres de los barrios populares. Esta obra, sin lugar a duda, será un referente importante para estudiantes y profesoras de teología feminista, que quieran explorar el papel de las mujeres dentro del cristianismo e historia eclesiástica.

La novedad de este trabajo es ir a contracorriente y socavar de los estantes empolvados de las librerías, de los intersticios de la historia, aquello que no nos han contado los manuales tradicionales de teología, quizás por omisión o simplemente porque la contribución femenina no es considerada relevante desde la perspectiva androcéntrica y patriarcal.

navia

En el capítulo primero, la autora se plantea la pregunta por la autoafirmación del ser femenino en relación con una espiritualidad que va más allá de los dogmas, jerarquías o instituciones eclesiásticas. Al hacer reminiscencia de la Diosa primordial, nos recuerda el papel mediador que las mujeres tuvieron en relación a lo sagrado. Las tensiones existentes entre el liderazgo masculino y el femenino se evidencian desde los relatos de la creación del Génesis, pasando por el movimiento de Jesús, las primeras comunidades cristianas y en la patrística.

Pero la autora va más allá al presentarnos los mecanismos de resistencia utilizados por las mujeres para no ser excluidas y desterradas del ámbito religioso. Presenta un itinerario de mujeres místicas, poetas y literatas que desde el siglo XII al XIV resistieron desde el monacato a pesar de oposición masculina jerárquica y eclesiástica.  En la contemplación, la poética y las palabras se abren caminos para la vivencia del amor, la autonomía y libertad de las mujeres.

En el capítulo dos la autora nos introduce aún más por los caminos espirituales, invitándonos a recuperar la autoridad femenina a través de la mediación de la memoria y la palabra. Estas voces, al conducirnos a la autoafirmación de nuestro ser, nos ayudan en la construcción de una identidad espiritual femenina y de esta forma se introduce un nuevo paradigma de relacionalidad entre las mujeres que inspiran las prácticas sororiales actuales.

Los capítulos tres y cuatro se centran en la espiritualidad mariana, más allá de una devoción y veneración popular. La autora entiende por espiritualidad aquellos aspectos que hacen de María una mujer cercana, amiga, cuya vida se asemeja a la que viven tantas mujeres en las periferias de nuestras ciudades. Una mujer autónoma, clara y decidida puede ser vista como el lado femenino de la Divinidad. Su sacralidad, puede ayudar a las mujeres a entender que en su corporalidad también está la Divinidad.

En el capítulo cinco la autora acude a los aportes del feminismo crítico y decolonial para inducirnos al interior de los fluidos menstruales que dan sentido a su ser femenino y la ubica en el origen mismo de la vida. Ante esto surgen las siguientes preguntas ¿en qué momento el misterio del sangrado femenino se convirtió en un tabú? ¿Por qué dejó de considerarse sagrada para convertirse en sucia y contaminante? La raíz fundante se encuentra en escritos sacerdotales oriundos del período del pos-exílio babilónico y se encuentra codificada en las leyes de pureza e impureza que se encuentra principalmente en el libro del Levítico. A partir del estudio del encuentro de Jesús con la sangre de las mujeres, en espacio público, se desautoriza las leyes de impureza y la sangre vuelve a adquirir su sacralidad, por la conexión que hay entre el fluido y el útero generador de vida.

En el capítulo seis se propone un ensayo que a simple vista pareciese que rompiese con la articulación interna del libro, pues toma el tema de la paz como eje articulador. ¿Pero será que es posible la paz sin una justicia de género? La respuesta está implícita en el texto, pues el Shalom bíblico describe las buenas prácticas interpersonales que hacen de este mundo un lugar armonioso y feliz. En este sentido, se acude al pacto entre mujeres a partir de una aproximación al libro de Rut para decir que sí es posible reconstruir el tejido social desde las periferias, desde las prácticas de acogida y las redes de apoyo solidario.

En los capítulos siete y ocho, se presenta un itinerario de la irrupción de las mujeres dentro del discurso teológico de liberación, haciendo una autocrítica a nuestros postulados que en muchas ocasiones se ampararon bajo el abanico patriarcal de divinidad. El desafío es reencontrarnos con los lenguajes e imaginarios de Dios elaborados por las mujeres medievales y por místicas de diversos tiempos, esta es una apuesta política en la lucha por nuestra autonomía como mujeres.

De igual forma, destaca los principales aportes del feminismo contemporáneo en los que las categorías: corporalidad, sexualidad, interculturalidad, autonomía, indecencia, queer, violencia sexual, ideología, género, colonialidad, derecho de decidir, relacionalidad, sospecha, espiritualidad, amor, cristología, María, culpa,  diálogo, pactos, continúan desafiando el quehacer feminista, al tiempo que nos lanzan retos y caminos por construir en complicidad sorora y en el respeto por esa diversidad de feminismos que siguen desafiando nuestros contextos y señalándonos rutas.

En términos generales destaco el trabajo serio y sistemático de la autora, en especial la rica y abundante bibliografía de teólogas feministas de varios continentes. La apuesta por un feminismo crítico, propositivo e interdisciplinar y su compromiso con mujeres de las bases constituyen un puente importante, en ese diálogo de saberes entre el mundo académico y nuestras mujeres de base, que desde los diversos movimientos sociales nos impulsan a seguir en la construcción de un futuro mejor. En este sentido, el diálogo entre nuestra tradición ancestral femenina y las nuevas generaciones es importante en ese tránsito intergeneracional, para que la memoria no se esclerotice y se vislumbre un futuro mejor para las generaciones venideras.

 

Bogotá 13 de noviembre de 2019

Maricel Mena López

(Doctora en Teología, profesora de la Udad. Santo Tomás en Bogotá)

Read 590 times
Login to post comments