Bendito el lugar y el motivo de estar ahí

bendita la coincidencia.

Bendito el reloj que nos puso puntual

ahí bendita sea tu presencia.

Bendito Dios por encontrarnos en el camino

y de quitarme esta soledad de mi destino.

 

Bendita la luz,

bendita la luz de tu mirada

bendita la luz,

bendita la luz de tu mirada

desde el alma.

 

Benditos ojos que me esquivaban,

simulaban desdén que me ignoraba

y de repente sostienes la mirada.

Bendito Dios por encontrarnos

en el camino y de quitarme

esta soledad de mi destino.

 

Bendita la luz,

bendita la luz de tu mirada

bendita la luz,

bendita la luz de tu mirada, oh.

 

Gloria divina de esta suerte,

del buen tino,

de encontrarte justo ahí,

en medio del camino.

Gloria al cielo de encontrarte ahora,

llevarte mi soledad

y coincidir en mi destino,

en el mismo destino.

 

Bendita la luz,

bendita la luz de tu mirada

bendita la luz,

bendita la luz de tu mirada

desde el alma